“Tres meses, tres mascarillas”, por Francisco Estepa Vílchez.

Francisco Estepa Vílchez.

Después de unos días de incertidumbre por el futuro de la Unión Europea, hemos recibido con satisfacción el acuerdo para afrontar la crisis económica derivada del COVID, aunque a algunos parece que les ha sentado como una patada en donde más duele. Es una pena ver la oposición siempre agresiva que hace la derecha española, sobre todo cuando vemos como cierran filas en países de nuestro entorno o incluso como en el pasado, la oposición de izquierdas española apoyó al Gobierno de la derecha por el bien general. Es difícil trabajar por el progreso y la igualdad, cuando todos los días ves como una parte de españoles solamente piensan en defender los privilegios de unos pocos sobre la mayoría.

Afortunadamente, el acuerdo permitirá a decenas de miles de familias europeas afrontar con un poco más de esperanza el futuro. No tendrán tanta suerte otros muchos países del mundo que carecen de un sistema de solidaridad y apoyo mutuo, como el que nos proporciona la Unión Europea para enfrentarnos a esta crisis sanitaria y económica mundial.

Pero aun así, cuando dejamos de mirar a Europa y volvemos la vista a nuestras ciudades, provincias o regiones, vemos que hay quienes se empeñan en tomarnos el pelo o tomarnos por tontos. Me refiero en esta ocasión a las famosas “tres mascarillas” que el Presidente Moreno Bonilla (PP) lleva tres meses prometiendo para personas mayores y dependientes en Andalucía, pero que no terminan de llegar aunque de la logística de un contrato que puede ser superior a 6 millones de euros, parece que se ocupará la empresa en la que trabaja la esposa del Presidente Bonilla.

La verdad, es que ya no hay por dónde cogerlo, pero por muy absurdo que parezca, esta cortina de humo parece que tiene como fin tapar la gestión solamente a base de decretos-leyes que la derecha de PP y Ciudadanos, con el apoyo de VOX, están haciendo en Andalucía. En 18 meses la derecha no ha presentado ni una sola Ley en el Parlamento de Andalucía y solamente están modificando la legislación andaluza existente o recortado fondos públicos para programas existentes o para planes de empleo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.