Treinta y cinco años sin Tierno Galván

Treinta y cinco años sin Tierno Galván

En un día como ayer de 1986 nos dejaba Enrique Tierno Galván, político, jurista, ensayista y alcalde de Madrid entre 1979 y 1986. Nacido el 8 de febrero de 1918 desarrolló toda su carrera política en la capital.

Cursó el Bachillerato en el Instituto Cervantes y sus estudios universitarios los comenzó en la Universidad Central de Madrid, interrumpidos por la Guerra Civil. Militó en el bando republicano durante la contienda, iniciándose su carrera política como figura de la oposición al franquismo test de la Universidad.

En 1942, con sólo 24 años de edad, se doctoró por la Universidad de Madrid con su tesis El tacitismo, una contribución al pensamiento político español.

Tierno Galván fue una respetada figura política durante los años 70 y 80. Curiosamente lo expulsaron de las universidades españolas junto a otros catedráticos y profesores universitarios como José Luis López Aranguren y Agustín García Calvo. Había participado en las protestas estudiantiles de Madrid en 1965 contra la dictadura franquista.

La Transición le permitió volver a la universidad y a la política activa desde dentro. En 1977 se convirtió en diputado por Madrid en las listas de la coalición Unidad Socialista.

A pesar de las discrepancias con el PSOE de Felipe González, se integró en el partido en abril de 1978. Entonces lo eligieron presidente honorífico por su reconocido prestigio y carisma, pero renunció al cargo por las desavenencias con la Ejecutiva de González.

Pese a no ganar las primeras elecciones de la democracia en Madrid, una colisión con el PCE le dio la alcaldía de la capital. A partir de ahí, la popularidad de Tierno Galván fue creciendo, siendo reelegido en 1983.

Tierno Galván fue el artífice del resurgir de la cultura en Madrid

Más allá de su filiación política, su labor como alcalde congregó en torno a él una completa unanimidad a su favor. Su fama traspasó fronteras. Fue una época de esplendor en la que la capital pidió años de un espectacular renacimiento de la vida cultural, artística y social: la Movida madrileña.

Llevó a cabo importantes reformas en Madrid, demoliendo, por ejemplo, el paso elevado conocido como Scalextric. Reordenó el mapa administrativo de la capital y reedificó varios barrios, sobre todo en Orcasitas, Usera, Villaverde y Vallecas, muy afectadas por el chabolismo.

Sin embargo, su obra más importante fue el plan de saneamiento integral de Madrid, limpiando las aguas residuales de la capital y envejeciendo el Manzanares. También impulsó el Planetario de Madrid, aunque se inauguró ya después de su muerte.

Su figura es enorme, irrepetible. Tal es así que el PSOE, al margen de otras cuestiones, ha sido incapaz de encontrar un sustituto con su carisma, a su altura, fracasando en sus intentos de recuperar la alcaldía de Madrid, aunque ha estado cerca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.