Trabajadoras de Médicos Sin Fronteras denuncian acoso sexual

Trabajadoras de Médicos Sin Fronteras denuncian acoso sexual

Compañeros suyos desplegados en países africanos las habrían acosado sexualmente y habrían utilizado prostitutas.
Así lo han manifestado varias antiguas trabajadoras de la ONG. Médicos Sin Fronteras, MSF, una de las mayores organizaciones en asistencia humanitaria, dice no haber encontrado “pruebas” que sustenten las denuncias por acoso sexual hechas en un programa de la BBC “debido a la falta de detalles”.
Las ex trabajadoras contaron al programa de Victoria Derbyshire que la cultura en la ONG es “tóxica”, si bien la cadena británica ha matizado que las denuncias se refieren al personal logístico y no a los médicos y enfermeros de la organización humanitaria.

Prostitutas
Una denunciante relató que observó a un alto responsable llevar a chicas a la zona alojamiento del personal, “muy jóvenes y que se rumoreaba que eran prostitutas”. “Mi colega, que llevaba en la misma residencia desde hacía mucho tiempo, decía que esto era algo que ocurría con frecuencia”. Desde su punto de vista, “definitivamente había abuso de poder”.
Otra de las antiguas trabajadoras señaló que un compañero mayor llevó “a una mujer al recinto” reservado del personal diciendo que era su “novia”, pero resultaba “evidente que era una prostituta”. Además, otro compañero, más joven, llevó a una prostituta al baño. “Ella misma me contó después que había tenido sexo y que le había pagado por ello”. La misma ex trabajadora denunció acoso de un compañero: “Me encontré condones usados en mi habitación y dijo a la gente que los había dejado deliberadamente”. Su jefe se ofreció a actuar como mediador, pero la amenazó con despedirla si no arreglaba la situación con su colega.

Medicamentos por sexo
Una cooperante que actuó en respuesta a la epidemia de Ébola en África Occidental denunció en la BBC que uno de sus compañeros le dijo que era tan fácil “hacer trueque con medicación con estas chicas fáciles en Liberia”. “Estaba sugiriendo que muchas de las jóvenes que habían perdido a sus padres por el Ébola harían cualquier cosa sexual a cambio de medicación”.
Ella misma también ha acusado a trabajadores de MSF de acosar a compañeras de otras organizaciones. “Creo que es algo endémico que forma parte de la institución”. “Hay una parte que simplemente lo acepta y otra que lo denuncia, pero no se hace nada”, mantiene. De la misma opinión es otra mujer que cooperó en una misión en Asia y cuyo jefe hacia comentarios sobre el tamaño de su pecho. Denunció el caso en su sede en Ámsterdam, pero no se hizo nada.

No hay pruebas concluyentes
Mediante un comunicado, MSF subraya que en la organización no se tolera “el abuso, el acoso ni la explotación” y que cuentan con “mecanismos para prevenir, detectar y abordar conductas indebidas de su personal”, aunque, señalan, “nos ha resultado extremadamente difícil debido a la falta de detalles en la información”.
Lamentan que “se hayan producido casos de acoso, abuso o maltrato” y que “las víctimas de estos comportamientos hayan sentido que sus quejas no se trataron de la forma adecuada”. En función de la información ofrecida por la BBC, “no hemos encontrado pruebas que respalden estas acusaciones” y se invita a “cualquiera que tenga alguna preocupación acerca de conductas indebidas a que lo reporten a través de los mecanismos confidenciales de denuncia de MSF para que podamos tomar medidas”.
Desde la organización aplauden y agradecen el “escrutinio” del que están siendo objeto: “Cuanto más se hable de estos temas, más se disuaden los comportamientos inaceptables y más se alienta a las personas a reportarlos”. Pese a la existencia de mecanismos confidenciales de denuncia, lamentan, las personas no se sienten capaces de denunciar este tipo de comportamientos, por lo que deberán “hacer más para garantizar que las personas que los necesitan los conozcan, confíen en ellos y los utilicen”, aseguran.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.