Torra y la guerra de las pancartas

Torra y la guerra de las pancartas

Sustituye las anteriores por otra que dice “libertad de opinión y expresión”.
Desde primera hora de la tarde de ayer, una nueva pancarta sustituye a las anteriores en el balcón de la fachada del Palau de la Generalitat por decisión de Quim Torra. Ahora, luce una con la leyenda: “Libertad de opinión y expresión. Artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos”.

Antes, la pancarta con un lazo amarillo que la Junta Electoral Central, JEC, había ordenado retirar fue cubierta por un cartel con un lazo blanco cruzado por una raya roja pidiendo la “libertad de los presos políticos”. Finalmente, a mediodía de ayer, Torra decidió sustituirla por la pancarta que ahora cuelga.

El president había defendido que poner lazos amarillos en las fachadas de los edificios públicos era ejercer la libertad de expresión y la nueva pancarta hace alusión a esta reivindicación. Este jueves, en un acto de la candidatura de JxCat por Barcelona, Torra volvió a referirse a la polémica con las resoluciones de la JEC y sostuvo que luchará hasta las “últimas consecuencias” por derechos como el de la libertad de expresión, manifestación y autodeterminacion de Cataluña. “El 1 de octubre lo rompe todo y no hay marcha atrás”, mantuvo el presidente de la Generalitat.

Precisamente ayer, anunció un recurso contencioso administrativo contra las resoluciones de la JEC para pedir su inmediata suspensión acerca de la retirada de los lazos amarillos de edificios públicos. También, que la semana que viene presentará una querella por un supuesto delito de prevaricación.

En paralelo, la Fiscalía General del Estado ha presentado una querella contra Torra por el “incumplimiento consciente y reiterado” de las resoluciones de la Junta Electoral Central. Cabe recordar que el president dijo que acataría la recomendación del Síndic de Greuges, el defensor del pueblo catalán, acerca de la simbología independentista en edificios públicos catalanes. Éste había recomendado retirar dicha simbología, a pesar de lo cual Torra lo desoyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.