Todos los ministros acatan la Constitución y prometen de forma ortodoxa

Todos los ministros acatan la Constitución y prometen de forma ortodoxa

Ante el rey Felipe IV en el Palacio de la Zarzuela, los 18 ministros y los cuatro vicepresidentes prometieron por su “conciencia y honor, cumplir fielmente las obligaciones del cargo de ministro, con lealtad al Rey y guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado, así como mantener el secreto de las deliberaciones del Consejo de Ministros”.

Hubo alguna variante, como hablar de “Consejo de Ministros y Ministras” o, como hicieron Irene Montero, titular de Igualdad, y Yolanda Díaz, de Trabajo, hablar solo de “Consejo de Ministras”. Utilizaron, por tanto unas fórmulas dentro de la ortodoxia que el protocolo requiere.

Juan Carlos Campo, ministro de Justicia, fue el primero en prometer su cargo, para luego situarse detrás del Rey para ejercer como notario mayor del Reino. Después, como marca el protocolo, lo hizo el resto del Gobierno, primero los vicepresidentes y después los demás ministros en el orden en que se crearon los Ministerios.

Como anécdota, pero con cierta carga simbólica, Pablo Iglesias y Alberto Garzón, nuevo ministro de Consumo, fueron los únicos de los hombres que no llevaban corbata.

El vicepresidente segundo con competencias en Derechos Sociales y Agenda 2030 insistió, en declaraciones posteriores, en lo mismo que Pedro Sánchez lo hizo en una declaración oficial este domingo: “El Gobierno hablará con varias voces, pero siempre con una misma palabra”.

Hoy, el nuevo Ejecutivo celebrará, con carácter extraordinario, su primer Consejo de Ministros en el que está prevista la aprobación de Dolores Delgado, ex ministra de Justicia, como Fiscal general del Estado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *