“Todo tiene un límite”, por Monika San Juan Virumbrales.

Monika San Juan Virumbrales.

Estos días he estado dando vueltas al hecho de lo fácil que les resulta matar a algunos hombres y después descuartizar, para tirar los trozos de una mujer en diferentes contenedores.

Es difícil pensar que estás viendo la cara de esa mujer mientras la desmembras como a un animal por el que no tienes ningún sentimiento (no me vale la excusa de las drogas).

Ahora encima hay que escuchar que las mujeres no debemos fijarnos de las redes sociales, ni de desconocidos, ni de conocidos, ni de familiares,  etc…

¿¿Entonces que nos metan en un gueto y nos encierren ?? Esto es un fascismo encubierto, me niego a no relacionarme, a no poder hablar, a reírme ni a sentirme libre.

Sólo quiero que a los hombres desalmados que nos matan, nos trocean, nos amenazan, nos hacen sentir miedo, culpa pero sobre todo sentirnos perseguidas, sean castigados me da igual cuántas leyes haya que cambiar y en cuántos colegios haya que educar en igualdad, lo que no nos podemos permitir es esta lacra que aumenta en la adolescencia y que parece que no tiene fin.

Yo quiero dejar a mis nietos un mundo limpio, en todos los sentidos y sintiéndolo mucho ahora mismo no me vale quitar el género a la violencia machista, no son todos lados a hombres pero los que asesinan y violan si lo son y eso hay que aceptarlo y sobre todo educar.

Hermana yo sí te creo, sí te apoyo y sobre todo doy la cara por tu verdad y tu palabra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.