“Tipos de oposición”, por Francisco Estepa Vílchez.

Francisco Estepa Vílchez.

Parece que el nuevo ritmo que está marcando el ganador de las primarias del PSOE de Andalucía y candidato a las elecciones autonómicas en esta comunidad, Juan Espadas, ha dejado fuera de juego al Partido Popular de Moreno Bonilla y a su pseudo socio desde la sombra, que es VOX. Ahora que Ciudadanos parece que tiene los días contados y sus cuadros se debaten entre saltar del barco o achicar agua, el Presidente Moreno Bonilla se está quedando sin excusas para adelantar las elecciones autonómicas en Andalucía y de esta manera poder disimular la mala gestión de los servicios públicos y la falta de proyecto del PP para Andalucía. Parece que no podrá hacer como Isabel Ayuso y tendrá que cumplir sus obligaciones el tiempo que le queda.

Andalucía, al igual que Madrid, son dos comunidades gobernadas por la política del recorte y la precarización de los servicios públicos, algo que día a día, por ejemplo, se vive en los servicios de atención primaria y en la falta de gestión ante los niveles de contagio de la COVID. Afortunadamente, el Gobierno de España está suministrando vacunas para que el nivel de vacunación de España sea el séptimo entre 30 países de Europa, según datos de la OCDE.

Porque además de poner las vacunas que suministra el Gobierno de España, hay que tomar otras medidas a nivel local y no solamente seguir castigando al sector de la hostelería de forma generalizada, que precisamente es uno de los sectores que más gasto en prevención está haciendo y que además genera miles de puestos de trabajo. La ciudadanía en Andalucía, está reclamando recuperar la atención médica presencial, que actualmente ronda el 10% y recuperar la normalidad en los Centros de Salud y servicios de urgencias.

Por ello, es importante ver la diferencia entre la oposición de la derecha que hacen Casado y Abascal, tratando de deslegitimar al Gobierno de España y reclamando permanentemente nuevas elecciones, frente al “pacto de la derecha en Andalucía”, que el PSOE, a pesar de ser la fuerza con más representación en el Parlamento andaluz, está respetando sin dejar de cumplir su papel de oposición democrática y útil a los intereses de la mayoría. El Partido Popular, tiene un problema para hacer oposición y es que no tiene un proyecto que ilusione a la ciudadanía, puesto que todo lo que prometen en campaña electoral, luego hacen todo lo contrario, frente al proyecto socialista, que durante toda nuestra Democracia, indiscutiblemente ha sido el que ha traído todas las mejoras en servicios públicos y avances en derechos para las personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.