“Tengamos memoria”, por Francisco Estepa Vílchez.

Francisco Estepa Vílchez.

“Si hay algo que no podemos perder, es la esperanza”. Como frase está muy bien, pero cuando está el frigorífico vacío o no tienes ni frigorífico, ya no quieres frases de aliento y lo que quieres es comida para tus hijos. Nuestro mundo y nuestro país, tiene capas sociales muy claras, aunque en general, la mayoría de nosotros no es capaz de imaginar o empatizar con personas de otras capas sociales… hasta que el destino nos mueve la silla. Podemos ver en la televisión los bancos de alimentos o incluso colaborar con un paquete de garbanzos en alguna campaña solidaria, pero no es lo mismo que estar haciendo cola para recoger algo de comida, o podemos ver como rescatan a personas que intentar cruzar el mar para llegar a Europa, pero no es lo mismo que estar dentro de un cayuco con tu bebé a las 2 de la madrugada sin saber si vivirás para ver salir el sol.

Con esto vengo a reflexionar sobre lo insensible de algunas personas a la hora de tomar decisiones que afectan a la vida de otras. ¿Acaso alguien que hace cola para pedir alimentos, estaría a favor de recortar el presupuesto social para 2021? Seguramente, quienes no son capaces de ponerse en la piel de millones de familias y pequeños autónomos que están siendo víctimas económicas de la COVID-19, son a quienes cualquier excusa les sirve para justificar su oposición a un presupuesto social totalmente necesario.

Ahora muchas familias que pensaban que eran de una clase social media o alta, descubren la fragilidad del sistema ante un problema global y la importancia de leyes que protejan a quienes carecen de fortunas ocultas en paraísos fiscales o tienen grandes patrimonios, aunque cuenten con un seguro médico privado o lleven a sus hijos a un colegio privado antes de ir a trabajar a la oficina, a su comercio o a alguna oficina gubernamental.

En Andalucía estamos viendo la gran diferencia entre los gobiernos socialistas de toda la Democracia, con políticas de grandes avances sociales, frente a la política de recortes, privatizaciones y amiguismo del Gobierno de la derecha, maniatado por la ultraderecha que se atreve a mandar a “tomar por culo” a la Presidenta del Parlamento de Andalucía. Espero que no perdamos la memoria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.