La subida de los tipos de interés comenzará en julio

La subida de los tipos de interés comenzará en julio

El próximo mes de julio será el momento oportuno de la primera subida de los tipos de interés en la zona euro después de más de una década.

Así lo ha trasladado Christine Lagarde, la presidente del Banco Central Europeo (BCE) en un artículo publicado en la web de la autoridad monetaria europea.

Apuntó a que será en la reunión del Consejo de Gobierno del BCE prevista para ese mes.

En ese sentido, Lagarde ha indicado que espera que “las compras netas bajo APP termine muy temprano en el tercer trimestre. Esto nos permitiría una subida de la tasa en nuestra reunión de julio, en línea con nuestra orientación a futuro”.

Además, señaló que, en función de la perspectiva actual, se estará en condiciones de acometer la subida de los tipos. De este modo, “salir de las tasas de interés negativas para finales del tercer trimestre”.

A su juicio, la tendencia alcista y las perspectivas de inflación hacer oportuno que se ajusten las variables nominales. Eso incluye las tasas de interés.

Sostiene que, sin embargo, “no constituirá un endurecimiento de la política monetaria. Más bien, dejar las tasas de política sin cambios en este entorno constituiría una relajación de la política que actualmente no está justificada”.

Dicho esto, destaca que la próxima fase de normalización de la política monetaria europea debería ser por la evolución de las perspectivas de inflación.

Al respecto, apuntó, “si vemos que la inflación se estabiliza en un 2% a mediano plazo, será apropiada una mayor normalización progresiva de las tasas”. Es decir, “hacia la tasa neutral”.

La subida de los tipos no puede preverse

En todo caso, avisó de que el ritmo de la escala general del ajuste no puede determinarse antes de que suceda.

Así, si la economía de la eurozona se sobrecalentara por un shock de demanda positivo, tendría sentido que las tasas oficiales se eleven gradualmente.

Con todo, alertó de que la situación se complica por la presencia de choques de oferta negativos.

Estos generan más incertidumbre sobre el ritmo con el que bajaran las actuales presiones de precios. Asimismo, sobre la evolución del exceso de capacidad y sobre la medida en que las expectativas de inflación se dieron ancladas en el objetivo.

Además, afirmó Lagarde, “en tal escenario, existen argumentos a favor del gradualismo, la opcionalidad y la flexibilidad a la hora de ajustar la política monetaria

En todo caso, insistió en que el BCE, si fuera necesario, puede diseñar y desplegar nuevos instrumentos para asegurar la transmisión de la política monetaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.