Sólo un tercio de personas sin hogar en España accede al IMV

Sólo un tercio de personas sin hogar en España accede al IMV

Ni siquiera un tercio de las personas sin hogar en España puede acceder al Ingreso Mínimo Vital (IMV), según la Fundación HOGAR SÍ. Esta organización ha llevado a cabo la investigación Ingreso Mínimo Vital (IMV) y el sinhogarismo: ¿Una protección estructural para toda la sociedad?

Con la financiación del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 gracias al 0,7% del IRPF destinada a otros fines sociales, investiga los mecanismos que impiden u obstaculizar en que las personas sin hogar accedan al IMV. Asimismo, aporta una serie de propuestas para corregir esta situación.

José Manuel Caballol, director general de HOGAR SÍ, explicó que “el IMV nació en el marco del ‘escudo social’ de las acciones para paliar los efectos de la COVID-19”.

Se enmarcó en la Estrategia de Prevención y Lucha contra la Pobreza 2019-2023, apuntó. A ello añadió que “la concepción de una garantía de rentas es una medida clave en el futuro de las políticas públicas en la lucha contra la pobreza y la exclusión”.

Participaron casi 250 personas sin hogar

Después de realizar casi 250 encuestas a personas sin hogar y más de 170 profesionales que gestionan el IMV, la conclusión es “preocupante”. Esto es porque “sólo” el 26% las personas en situación de sinhogarismo que participaron estudio perciben el Ingreso Mínimo.

Y eso que el 76% lo ha pedido. Además, la falta de información o desconocimiento sobre cómo hacerlo es la razón por la que el 46% de las personas no lo solicitaron.

En ese sentido, las encuestas a profesionales revelan que más del 90% entiende que el sistema de gestión permite “poca o nula autonomía”. Asimismo, el 68% de las personas sin hogar cree que el IMV no incrementa su autonomía. Además, la cuantía media que se percibe es de 371 euros.

Por otra parte, Caballol explica que “las organizaciones del Tercer Sector somos el canal principal de información y gestión del IMV”. Especialmente, “en el caso de las problemáticas de exclusión más severas como es el caso del sinhogarismo, pero esto debe cambiar”.

A ese respecto, señaló que “el acceso a los derechos no puede depender de que las personas encuentren quién les pueda ayudar. El objetivo de los mecanismos públicos debe ser que las personas gocen de autonomía”.

“Para esto necesitamos trámites ágiles y cuantías que permitan acceder a unos mínimos de bienestar”, apuntó.

Por otro lado, el estudio desvela que el 32% de las personas sin hogar no conocen la razón por la que se les ha denegado el IMV. O no se lo han dicho.

Propuestas de la fundación

Ante ese escenario, la fundación propone, en cuanto a la organización, mejorar la coordinación entre los organismos de las distintas administraciones. El objetivo es simplificar los trámites de aportación de documentos.

Caballol, en ese sentido, lamenta que se tenga a personas “en situación de extrema necesidad de un lado a otro recopilando documentación”. Más aún cuando ya “está en manos de las administraciones”.

A ello hay que añadir que se está “en un momento de pandemia, con una atención presencial limitada, y con enormes dificultades para conseguir citas”.

Además, propone que se implemente un programa destinado a ofrecer una red de oficinas de atención exclusiva a esta materia. Dada la brecha digital existente, correría a cargo del Instituto Nacional de la Seguridad Social, con posible participación de organizaciones del Tercer Sector especializadas.

Por último, respecto a la tramitación, piden que se aplique la lectura fácil a todas las solicitudes y diferentes idiomas. Además que la solicitud y las comunicaciones puedan cursarse por otras vías, no sólo por internet. Asimismo, que las denegaciones estén debidamente motivadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.