Un soldado mata a tiros a una veintena de personas en Tailandia

Un soldado mata a tiros a una veintena de personas en Tailandia

Al menos 20 personas han resultado muertas y 31 heridas a consecuencia del ataque a tiros perpetrado en Tailandia por un soldado. Los hechos comenzaron en una base militar y terminaron en un centro comercial en Nakhon Ratchasima, al este del país. Allí, el soldado se atrincheró, tomando rehenes.

Según ha declarado Chakthip Chajinda, comisario general de la Policía Real tailandesa, la situación está “bajo control”. No obstante, no ha detallado si el atacante fue detenido o matado. El soldado ha sido identificado como Jakrapanth Thomma, de 34 años.

Según medios locales, el supuesto asesino se encontraba en la planta cuarta del centro comercial Terminal 21 y mantenía retenida a una decena de personas. Éstas ya habrían sido liberadas.

El centro fue rodeado por equipos de asalto del Ejército y se cortaron las calles adyacentes. Los militares establecieron un perímetro de dos kilómetros. Seis horas después de que el soldado tomara el centro, las fuerzas especiales entraron y fueron controlando el edificio, evacuando a las personas allí retenidas.

El día anterior, el atacante había publicado en las redes sociales fotografías de pistolas y balas con el mensaje “la muerte es inevitable”. Durante el ataque difundió fotografías y vídeos. La Policía llevó a la madre del soldado con la intención de que lo convenciera de que se entregase.

Al parecer, a primeras horas de la tarde, el militar había disparado a su comandante y a otros compañeros en una base militar a las afueras. Robó armas y munición y se dio a la fuga en un coche, dirigiéndose a la ciudad, a unos 250 kilómetros al noreste de Bangkok.

El soldado “se volvió loco”

Al salir del coche, comenzó a disparar con un fusil de asalto a la gente en la calle. Una vez dentro del centro comercial, continuó disparando indiscriminadamente. “No puedo levantar el dedo”, dijo en su perfil de Facebook, hablando también de encontrarse “cansado” y de “rendirse”.

Hubo una explosión y un incendio, al parecer a causa de la deflagración de una bombona de gas en un bar a causa de los disparos. Según algunos medios locales, el militar ya iba disparando desde el coche en su trayecto hasta el centro comercial.

Kongcheep Tantrawanit, portavoz del ministerio de Defensa de Tailandia, declaró a medios locales que no se conocen las razones del asalto y lo atribuyó a que el militar “se volvió loco”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *