El Sindicato de Enfermería pide el cese de Simón

El Sindicato de Enfermería pide el cese de Simón

Unos comentarios de Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), han llevado a que el Sindicato de Enfermería (Satse) pida a Salvador Illa, ministro de Sanidad, que lo cese en su cargo.

Así lo ha reclamado Manuel Cascos, presidente de Satse, al considerar los comentarios “totalmente ofensivos, humillantes y denigrantes hacia las mujeres enfermeras”.

Unas mujeres que, dijo, “siguen luchando diariamente contra la pandemia de COVID-19, poniendo su seguridad y salud en grave riesgo, así como la de las personas de su entorno”.

El Sindicato de Enfermería ha enviado una carta a Illa y a Irene Montero, ministra de Igualdad, manifestando “la absoluta indignación” del ramo por lo dicho por el director del CCAES en una entrevista en el canal de los hermanos Pou en YouTube.

Según traslada, “las palabras de Fernando Simón demuestran una bajeza moral inaceptable, así como una indignidad personal hacia las enfermeras y las mujeres en su conjunto. Debe pedir perdón de manera pública por mancillar el honor de todas ellas. Exigimos también que su superior inmediato actué en consecuencia y le cese de su actividad de manera fulminante”.

Satse sostiene que “no puede seguir ni un día más siendo la voz e imagen del Ministerio de Sanidad”. Más aún, continua, “en unos momentos tan duros y difíciles como los actuales”. Defiende que ahora “se requiere, ante todo, un absoluto respeto hacia los profesionales sanitarios que se están dejando literalmente la piel para atender y cuidar de la mejor manera posible a todas las personas con COVID-19 y con otras patologías”.

Llevan el asunto a los servicios jurídicos del Sindicato de Enfermería

En Satse han llegado a poner el asunto en manos de sus servicios jurídicos por si los comentarios de Simón pudieran constituir un delito. En este caso, contra el honor de la persona y más concretamente de las mujeres enfermeras.

“Ha cruzado todas las líneas rojas por atentar contra la dignidad de las enfermeras y las mujeres en general y no lo podemos consentir”, consideran. En “muchas ocasiones”, “aunque no estuviéramos de acuerdo” con la labor del director del CCAES, dicen, “hemos sido absolutamente respetuosos” con su trabajo.

Así, sostienen que “las mujeres enfermeras llevan muchos años luchando contra estereotipos y comentarios sexistas y denigratorios”. Algo que supone, en sus palabras, “un grave perjuicio para su desarrollo y avance profesional”.

Por tanto, “es totalmente reprobable que un portavoz gubernamental colabore en la perpetuación de estas actitudes y comportamientos tan deleznables”, zanjan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.