“Sin principios”, por Francisco Estepa Vílchez.

Francisco Estepa Vílchez.

A pesar de los cientos de memes, chistes y bromas tratando de presentar a Pedro Sánchez como lo peor que le ha pasado a España, la realidad es que después de los 40 años de dictadura robando desde los diferentes Gobiernos de Franco, en Democracia, el Partido Popular es el único partido político que ha sido condenado y confirmado por el Tribunal Supremo, por financiarse de la trama de delincuencia organizada Gürtel y después de que dos sentencias concluyesen que durante 20 años se financió con prácticas corruptas que le permitieron, entre otras cosas, enriquecerse a sus dirigentes mediante cuantiosos sobresueldos.

Ahora, que poco a poco vamos a volver a la normalidad, hay que recordar cómo, por ejemplo, uno de esos líderes que cobró sobresueldos en el PP, Juan Manuel Moreno Bonilla, Presidente de la Junta de Andalucía con el apoyo de Ciudadanos y VOX, ha derivado fondos para la sanidad al mayor holding de medicina privada de Andalucía, ha aumentado los sueldos de alta dirección un 40% respecto a los anteriores gobiernos del PSOE y también ha aumentado el número de delegados provinciales, ha mantenido “casas gratis” a los altos cargos que tanto criticaron, abrió la puerta a 4.500 contrataciones de interinos sin control ni rigor legal para trabajar en la administración autonómica enviando solamente un correo electrónico y ha bajado los impuestos a los ricos. Todo políticas que perjudican a la mayoría de la ciudadanía y sólo benefician a unos pocos privilegiados. La política del “señorito andaluz”.

Ahora, otra sentencia, condena a dirigentes del Partido Popular por llevarse el dinero del ya arruinado Ayuntamiento de Jaén, tras años de descontrol y caciquismo político de la derecha, acompañada por el autoritarismo de un Alcalde, Senador y Secretario de Estado que dice que no se enteró de nada y que ha castigado a esta ciudad con más de 10 años de retraso en la puesta en marcha de un sistema tranviario que aún permanece en cocheras y que habrá que volver a poner en funcionamiento pagando otra vez, con dinero público, por el capricho de este dirigente del Partido Popular.

Pues aunque todo esto ya no sorprende a nadie, a pesar de que Pablo Casado ha dado orden de que no se hable de “esas cosas”, las nuevas caras del PP quieran que olvidemos las sentencias que condenan a su partido y a sus dirigentes por corrupción política y enriquecimiento personal, olvidando que faltan muchas sentencias por salir y la sombra de la corrupción en el PP seguirá siendo alargada durante muchos años.

Me pregunto qué estaría haciendo el Partido Popular si todas las condenas suyas, hubiesen sido para otros partidos de ámbito nacional o independentistas. Seguramente, todo el silencio y olvido que intentan imponer, serian portadas a diario en la prensa y discursos para destruir la reputación de cualquiera que defendiese unas ideas diferentes a las del PP o sus socios de la derecha y la extrema derecha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.