Sin los ERTEs estaríamos en el 40% de paro, según FEDEA

Sin los ERTEs estaríamos en el 40% de paro, según FEDEA

Nadie duda de los beneficios que han supuesto los ERTEs para mantener el empleo durante estos durísimos meses de epidemia y caída de la economía.

De hecho, la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) reconoce que, de no haber existido esta medida, estaríamos hablando de un 40% de paro.

No obstante, también hace una advertencia: “no es sostenible” en el tiempo. Y no lo es ni físicamente ni desde el punto de vista de la eficiencia económica.

Los ERTEs supusieron un “dopaje económico del mercado de trabajo”, admite FEDEA. Era necesario, pero ahora hay que dejar que el mercado laboral reasigne sus recursos de manera eficiente.

Así, el estudio realizado por Victoria Osuna y J. Ignacio García Pérez, de la Universidad Pablo de Olavide, analiza los mecanismos de flexibilidad laboral empleados en España para preservar el empleo y la renta durante la crisis sanitaria.

Se centra sobre todo en el uso generalizado de los ERTEs con bonificación parcial de las cotizaciones empresariales a la Seguridad Social. Una primera conclusión es que favorecieron a la conservación de los puestos de trabajo.

Los ERTEs han supuesto importantes costes fiscales

En cambio, supusieron costes fiscales y “de peso muerto” que podrían resultar significativos. Dichos costes de peso muerto se asocian a “ineficiencias” a la hora de asignar fuerza de trabajo.

“Los esquemas de protección de este tipo tienden a hacer que se mantengan empleos poco productivos que deberían desaparecer”, señalan los autores.

Tal es así que, advierten, se están retrasando ajustes sectoriales y ocupacionales que ya venían de antes. Esto “puede tener consecuencias importantes para el ajuste futuro y suave de la economía española”, sostienen.

De ahí, suponen, que el Gobierno se incline por reducir las exoneraciones a la Seguridad Social. En especial de los trabajadores que siguen en suspensión de actividad. La pretensión sería que estos incentivos se trasladen a la recontratación y al reciclaje profesional de los empleados.

Cabe recordar que hace unos días, Gobierno, sindicatos y patronal alcanzaron y firmaron un acuerdo para prorrogar los ERTEs.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.