Seis mil niños migrantes vagan por Italia, según Save the Children

Seis mil niños migrantes vagan por Italia, según Save the Children

Menores cuya desaparición no se puede denunciar.
Según asegura un informe de Save the Children, recogido por El Confidencial, y al que hemos tenido acceso, cerca de 6.000 niños que fueron registrados en el sistema de acogida local entre las 48 y 72 horas siguientes a su llegada, han desaparecido en Italia en los últimos años. Según el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, unos 2.400 solo en 2017.
Paolo Rozera, director de UNICEF Italia, se mostró contundente al decir que “solo una cosa es segura: nadie los busca. Lo único que se puede hacer en Italia es informar de su desaparición, no se permite presentar una denuncia. Por eso, ni la policía ni los carabineros los buscan”.

Trata de personas
Y aquí no se incluyen a los menores no acompañados, víctimas de la trata, cuya cifra permanece desconocida, preadolescentes y adolescentes que cuando llegan, y amenazados por los traficantes, afirman ser mayores de edad y acaban en la prostitución. Todo ello dificulta que se pueda cifrar el número de menores inmigrantes desaparecidos en Italia. Rozera hace hincapié en que “cualquier número es una estimación sobre un fenómeno que no has disminuido”.
Hechos que suceden en otros países, como España y Francia. “La inacción de Italia y Europa ha sido absoluta”, insiste el director de UNICEF, “a pesar de que hayamos pedido reiteradamente la creación de un banco de datos europeo con las generalidades de cada uno de estos menores. Esto demuestra que el fenómeno ha sido menospreciado en toda la Unión Europea”, lamenta.

Llegan aterrorizados por los traficantes
Nadie puede impedirles que se vayan. No se cuenta ni con el personal ni con la facultad para ello. En cuanto llegan a los centros de acogida llaman a un número de teléfono con el que ya cuentan y, aterrorizados por los traficantes, cumplen las órdenes que en su día recibieron. Así lo aseguran en el de menores Salam de Taranto, Sicilia.
La gran mayoría de los niños censados son varones del África subsahariana y egipcios. En el caso de los primeros, quieren continuar su viaje hacia el norte de Europa, pero el endurecimiento de las políticas de fronteras de Italia y Francia se lo impide. Según Oxfam Intermon policías franceses han llegado a cortar la suela de los zapatos de estos niños para evitar que continúen el viaje.
Roberta Petrilli, investigadora de Save the Children, narra que respecto a los egipcios, en cambio, tienen “constancia de que siguen acabando en las grandes ciudades italianas explotados ilegalmente en el sector de las frutas y verduras, en la construcción y en restaurantes, donde les pagan hasta tres euros la hora. De esta manera, devuelven la deuda contraída por sus padres”, continúa Petrilli, “que con tal de que los chicos lleguen a Europa se comprometen a pagar miles de euros, una cantidad que los menores tienen que devolver a los traficantes”.

Prostitución masculina
Rozera explica que “el fenómeno de la prostitución masculina de menores” está “muy visible en los alrededores de la estación de trenes de Termini, Roma”. UNICEF Italia también presta asistencia a los menores inmigrantes en los dos barcos de la Guardia Costera Diciotti y Dattilo. “Es una actividad esencial. Intentamos que los menores reciban la información que necesitan”.
La lista de países por número de niños desaparecidos la encabeza Egipto, con más de 1.500 menores, seguida de Eritrea, más de 1.300, y Somalia, más de 1.200, pero también de Afganistán, Nigeria y Gambia. En Italia se han dado pasos positivos con la entrada en vigor de la Ley Zampa en mayo de 2017, una norma que se centra específicamente en la protección de los menores no acompañados que llegan al país transalpino.
Así, se nombran tutores cualificados, se reducen los tiempos de permanencia en los centros de primera acogida y se prohíbe rechazar a los menores que lleguen a las fronteras italianas. Según Petrilli, “que este texto fuera aprobado fue una buena noticia, pero todavía se requiere de más tiempo” para su adecuada implementación. Ahora se cierne mayor oscuridad por la feroz hostilidad mostrada contra la inmigración irregular por el populista Movimiento 5 Estrellas de Luigi Di Maio y de la xenófoba Liga de Matteo Salvini. A ello se añade la falta de políticas que faciliten las reagrupaciones familiares, algo que está paralizado desde septiembre de 2017 en toda la Unión Europea.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.