Según un conocido analista, “llega la madre de todas las burbujas”

Según un conocido analista, "llega la madre de todas las burbujas"

Joseph Zidle, estratega de Blackstone, ha asegurado que “la madre de todas las burbujas está al caer”. Así lo ha trasladado en uno de sus últimos informes y el problema se encontraría en la deuda soberana. La fecha en la que podría producirse el estallido de la burbuja, se sitúa entre mediados de 2020 y finales de 2021.

Según los datos que se barajan, la recesión será muy parecida a la de 2008. O, por lo menos, nuestro modo de llegar a ella. Zidle considera que posiblemente muchas señales alarmantes pueden pasar casi desapercibidas… serán pocos los que sepan interpretarlos de forma correcta.

Steve Schwarzman, jefe de Zidle y CEO de Blackstone, habla de esta teoría como la caza de “notas discordantes”. Esas notas se refieren a eventos económicos y de los mercados que normalmente la mayoría pasa por alto. Combinando esas ‘notas’ se crea un patrón que da la señal de alerta.

La nota que más destaca ahora es la deuda soberana. Zidle la denomina “la madre de todas las burbujas”. Este experto considera que lo peor es que da la sensación que los mercados lo tienen asumido, como algo normal. A escala mundial, la deuda a tipos negativos sube a los 13 billones de dólares.

Según Zilde, el problema de esta carrera de la renta fija es está considera como un refugio la deuda soberana, sino como fin para especular.

El modo que se está llevando a cabo para hacer frente a este problema no es el correcto. Zidle critica la política monetaria de los bancos centrales y advierte que existe el riesgo de no tener efectividad. “Incluso hace un año cuando los bancos centrales endurecían su postura, las condiciones de crédito no eran significativamente más ajustadas de lo que son hoy en día”, dice. “Si estos no son el problema, es poco probable que el ‘dinero fácil’ sea la solución”, añade.

Existen dos modos de aclarar la situación: en primer lugar con el fin de la guerra comercial, lo que “impulsaría la confianza y echaría más leña al fuego del ciclo alcista más largo de la historia”. En segundo lugar, es necesario “un resurgimiento del crecimiento de las ganancias empresariales que, a su vez, auparía a la renta variable con unas alzas que dejarían de depender de la Fed”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *