Según las encuestas se producirá un empate en el Parlament

Se prevé una participación histórica en las elecciones autonómicas: más del 80%
Las elecciones catalanas del 21 de diciembre se presentan cada vez más polarizadas por los dos grandes bloques que concurren y que, según todas las encuestas empatarían. Mientras que los constitucionalistas superarían en votos a los independentistas en casi un punto porcentual, los soberanistas sumarían más escaños, pero ninguno de los dos bloques conseguiría la mayoría absoluta, situada en 68 escaños, dejando a los comunes de Xavier Domènech y Ada Colau como árbitro de la situación, en unos comicios que registrarán una participación histórica que rondaría el 81%
Ciudadanos sería la fuerza más votada, consiguiendo 35 ó 36 escaños, un aumento que representa la protesta de parte de los catalanes ante un procés que ha llevado a que se intervenga la autonomía, el ex president en Bélgica y parte de sus exconsejeros en prisión o con él en Bruselas sin poder volver a España y hacer campaña.






ERC, en cabeza de los independentistas
Por su parte, Esquerra Republicana ocuparía el segundo puesto en votos, consiguiendo 33 escaños, y ello a pesar de, o gracias a, que su líder, Oriol Junqueras, permanece en prisión preventiva. De este modo, ERC se convierte, por primera vez en unas elecciones autonómicas, en el partido independentista más votado.
El siguiente en la lista sería PDeCAT, ahora bajo el nombre Junts per Catalunya, obteniendo solo 22 actas de diputado, todo ello a causa de la deriva de buena parte de los votantes de la coalición Junts pel Sí hacia ERC, y que Puigdemont no haya conseguido sacar todo el partido esperado de su fuga a Bruselas.

Remontan los socialistas
El PSC de Miquel Iceta, consigue remontar hasta los 20 escaños, haciéndose con el cuarto puesto entre los partidos más votados, pero no es suficiente para liderar el bloque constitucionalista.
Mientras, Catalunya en Comú, quinta fuerza más votada, podría mantener sus 11 escaños, convirtiéndose en la bisagra entre los dos grandes bloques. Finalmente, la CUP conseguiría mantener 8 diputados, frente a los 10 que obtuvieron en 2015, y el PP 5 ó 6 de las 11 actas logradas en las últimas elecciones autonómicas.






Un escenario de difícil gobernabilidad
Así las cosas, el bloque independentista se alzaría con 63 escaños, frente a los 61 del bloque constitucionalista. Por tanto, ambos bloques necesitan a Catalunya en Comú, que no apoyan un gobierno que defienda la independencia unilateral, ni otro con el PP o Ciudadanos.
Se dibuja, por tanto, un escenario de difícil gobernabilidad, con la sombra del bloqueo a las puertas, lo que llevaría a la repetición de las elecciones. De ahí que todos los partidos se esfuercen al máximo por conseguir más sufragios, alentando a los votantes a acudir masivamente a las urnas. Puesto que en 2015 los independentistas movilizaron a sus votantes y consiguieron elevar la participación al 75%, si aumenta en estos comicios, la diferencia porcentual de los votos por encima de ese registro sería para los constitucionalistas. Se calcula que entre el 81% y el 82% de los llamados a votar acudirán a las urnas el próximo jueves.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.