Se reduce el déficit público hasta el 1,9%

Se reduce el déficit público hasta el 1,9%

El saldo neto de la ayuda financiera es positivo a consecuencia de las menores indemnizaciones efectuadas por el FROB y BFA.
En los primeros seis meses del año, el déficit de las Administraciones Públicas equivale al 1,87% del PIB, lo que supone un 15,8% menos interanual, es decir, 22.698 millones de euros. El porcentaje es 0,44 puntos menos que en el primer semestre del 2017. Además, el déficit del Estado se posicionó en el 1,49% del PIB, que supone 0,3 puntos menos, quedando en la cifra de 18.080 millones de euros, informa el Ministerio de Hacienda.

Incluyendo el saldo neto de la ayuda financiera, se situaría en 22.612 millones de euros, en el primer semestre. Esto supone el 1,86% del PIB y una bajada interanual del 17%. El saldo neto de la ayuda financiera es positivo por un importe de 86 millones de euros en lo que va del presente año, a las indemnizaciones más bajas hechas por el FROB y BFA.

Desglosando los datos del déficit público, sin incluir a los ayuntamientos, el déficit de la Administración Central bajó hasta los 9.974 millones en los primeros seis meses del año, el 0,82% del PIB, descontando la ayuda financiera. Por su parte, las comunidades autónomas tuvieron un déficit de 7.133 millones, lo que representa una caída del 16% en comparación a los seis primeros meses de 2017; se pasa del 0,73% al 0,59% del PIB.

Respecto a los recursos de las Administraciones territoriales en este período, los datos indican que se incrementaron un 5,6%, generando un aumento del 8,9% de los impuestos sobre la producción e importaciones y del 6,2% respecto de las transferencias que se reciben de otras administraciones, sobre todo relacionadas con el sistema de financiación.

En el apartado de gastos, éstos registraron un aumento más moderado. En el caso de consumos intermedios, el incremento fue del 3,4%, con una subida de 2,5%. Respecto a la remuneración por asalariado, fue del 2,1%. Y, por último, en la formación bruta de capital fijo fue del 5,3%. Los intereses aumentaron un 2,3%.

Todas las comunidades autónomas registraron déficit en el periodo comprendido entre enero y junio, menos el País Vasco que obtuvo un superávit del 0,44% del PIB. Las comunidades que tuvieron mayor déficit fueron Extremadura (-1,12%), Castilla La Mancha (-1,07%), Murcia (-0,90%) y Cataluña (-0,88%). En el lado opuesto, entre las comunidades autónomas que tuvieron menos déficit se encuentran La Rioja (-0,27%), Asturias (-0,29%) y Galicia (-0,31%).

Respecto al Estado, su déficit hasta julio se situó en 18.080 millones de euros, lo que supone un 13,2% menos que en el primer trimestre del año anterior, y el 1,49% del PIB, con una diferencia de tres décimas menos que en el mismo periodo del año anterior.

Todo ello trae como consecuencia un aumento de los ingresos no financieros del 9%, hasta los 109.444 millones de euros. En cambio, los gastos no financieros crecieron menos, en particular, un 5,2% y sumaron 127.524 millones de euros, provocado por las mayores transferencias a la Seguridad Social, que en julio de 2017 fueron de 1.730 millones de euros y en julio de 2018 supusieron 3.547 millones de euros.

Los recursos impositivos, hasta julio, alcanzaron los 93.680 millones de euros en términos de Contabilidad Nacional, es decir, el 85,6% del total, lo que supone un incremento interanual del 8,3%. Los ingresos por el IRPF subieron hasta los 22.347 millones de euros, casi un 12%. El Impuesto sobre Sociedades recaudó 9.946 millones de euros, un 10,3% más.

En relación a los impuestos indirectos, en particular los ingresos por IVA, estos fueron de 44.552 millones de euros, un 7,8% más que en los primeros seis meses del año anterior. En cambio, los demás impuestos de este apartado tuvieron una caída del 0,9%, con una cifra de 14.485 millones de euros. También cayó el Impuesto sobre las Labores del Tabaco un 5,7% y aumentaron los del Impuesto de Hidrocarburos un 1,3%.

En la vertiente de los gastos, crecieron un 4,4% hasta julio las transferencias corrientes, como consecuencia al alza de las destinadas a la Seguridad Social y a las comunidades autónomas con un crecimiento del 9,4% y un 5,1%, respectivamente, en contraposición al descenso del 2,6% de las destinadas a ayuntamientos.

Un aumento del 80,3% supuso la inversión pública, una cifra de 4.530 millones de euros. Los consumos intermedios crecieron un 2,3% hasta julio y un 0,2% la remuneración por asalariado. Las prestaciones sociales aumentaron hasta los 9.799 millones de euros, un 4,5% más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.