Se observan por primera vez ondas gravitaciones tras la fusión de dos estrellas

La señal fue detectada en la Tierra el 17 de agosto pasado y procede de una región del cosmos situada a 130 millones de años luz.

El observatorio Virgo (Italia), sobre estas líneas. En la fotografía de arriba, el observatorio LIGO.

Es el eco de una explosión cósmica, una fusión de estrellas de neutrones que generó onda gravitacionales, captadas por los laboratorios construidos por Estados Unidos e Italia (LIGO y Virgo) para este cometido. En esta ocasión, la quinta que se constata, pero la primera a causa de la fusión de dos estrellas de neutrones, la señal viene de la galaxia llamada NGC 4993. Se pudo observar también por sondas espaciales y una red de telescopios distribuidos por toda la Tierra, es decir, que se ha podido observar en luz y a través de ondas gravitacionales.
Alberto Castro-Tirado lidera la participación española a través de un grupo de científicos del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) y forman parte del equipo internacional que estudia esa quinta detección de ondas gravitacionales. El estudio ha permitido establecer con claridad la vinculación entre la fusión de estrellas de neutrones y la producción de elementos químicos en el universo. A su vez, investigadores de la Universidad de las Islas Baleares y de la Universidad de Valencia se dedican también al estudio de las ondas gravitacionales, a partir de los datos obtenidos por los detectores LIGO y Virgo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.