Se derrumba el peso argentino.

El regreso del kirchnerismo a la presidencia de Argentina ha hecho reaccionar de forma negativa a los mercados. Tras conocerse la victoria de Alberto Fernández en las primarias, la cotización del dólar saltó desde los 45,20 pesos hasta un promedio de 59, a la vez que las acciones de las empresas argentinas cayeron un 25% en Wall Street y se reducía el valor de los bonos en un 14%.
A la vez, el valor de la divisa de Estados Unidos ronda los 61 pesos en algunas entidades privadas. De este modo, se produce una depreciación histórica de la moneda argentina. Mientras, en el país latinoamericano sube la cotización del dólar que aumentará los precios para los consumidores, esta situación se traduce en inflación.
Simultáneamente, en Buenos Aires, el Banco Nación se halla saturado y el Banco Central no facilita datos sobre la cotización del dólar. Guido Sandleris, director de la casa madre del sistema bancario local, mantuvo una reunión con Mauricio Macri, aunque no se realizaron declaraciones.
Como consecuencia de ello, el Banco Central de Argentina ha subido la tasa de interés hasta el 74% anual después de la fuerte devaluación del peso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *