Se agrava la crisis entre Putin y May

Se agrava la crisis entre Putin y May

23 diplomáticos británicos, expulsados de Rusia.
Después de que las autoridades de Reino Unido expulsaran la semana pasada al mismo número de diplomáticos rusos, Vladimir Putin ha dado una respuesta recíproca declarando “personas no gratas a 23 empleados diplomáticos de la embajada del Reino Unido en Moscú que deben abandonar el país en el plazo de una semana”, reza una nota del ministerio de Exteriores ruso. A ello se une el cierre del British Council, institución británica internacional con representación en más de cien países, y la suspensión del permiso para abrir un consulado en San Petersburgo. Crece la tensión entre ambos países y Theresa May ha anunciado nuevas medidas, que podrían llegar a la expulsión del embajador ruso en Londres, algo que fuentes del Gobierno descartan, puesto que supondría la ruptura de relaciones diplomáticas.
El Kremlin justifica el cierre del British Council en “la disparidad en el número de instituciones consulares de los dos países” y “su estatus no regulado”. Desde la institución británica han lamentado la decisión. “Estamos profundamente decepcionados por este anuncio. En nuestra opinión, cuando las relaciones políticas o diplomáticas se vuelven difíciles, las relaciones culturales y las oportunidades educativas son vitales para mantener un diálogo continuo entre las personas y las instituciones”. La respuesta del ministerio de exteriores británico no se ha hecho esperar y mediante una anotada ha hecho saber que la decisión de Rusia “no cambia los hechos del asunto: el intento de asesinato de dos personas en suelo británico, para el cual no hay otra conclusión alternativa que el hecho de que el estado ruso es culpable”.

Theresa May también responde
La primera ministra del Reino Unido se manifestó o en esa misma línea durante un congreso de su partido en Londres. “Este país jamás tolerará que el Gobierno ruso amenace las vidas ni de sus ciudadanos ni de cualquier otra persona que esté en suelo británico”. La investigación sobre el envenenamiento en Salisbury del ex espía ruso Sergei Skripal y su hija continúa abierta. Según Scotland Yard, “hasta la fecha, los detectives han recuperado 762 pruebas y están rastreando alrededor de 4.000 horas de imágenes de circuito cerrado de vídeo”. La policía metropolitana ha emitido una nota en su web por la que hace saber que unos “400 testigos ya han prestado declaración, a la espera de cientos más que se tomarán en los próximos días”. La nota también informa de que los investigadores, unos 250 agentes de lucha antiterrorista, “están recibiendo el apoyo de cientos de agentes, así como militares y otros servicios de emergencia, y están haciendo buenos progresos en lo que es una investigación minuciosa que probablemente continuará durante semanas, si no meses”, advierte la policía británica.
Asimismo, a través de este comunicado se avisa a la población para que contacten con las fuerzas de seguridad si encuentran el vehículo particular de Skripal, un BMW rojo borgoña. Neil Basu, comisario adjunto de la policía de Salisbury ha concretado que la investigación se está centrando en los movimientos de Skripal y su hija en la mañana del 4 de marzo. “Creemos que alrededor de las 9:15 del domingo 4 de marzo, el automóvil de Sergei pudo haber estado en las áreas de London Road, Churchill Way North y Wilton Road. Luego, alrededor de las 13:30, apareció en Devizes Road, hacia el centro de la ciudad”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.