Olaf Scholz: el socialdemócrata que más se parece a Merkel

Olaf Scholz: el socialdemócrata que más se parece a Merkel

El candidato del SPD alemán Olaf Scholz es el favorito para ganar las elecciones que se celebran este domingo en Alemania, aunque no tendría fácil gobernar en solitario.

Pese a su derrota en el Partido Socialdemócrata en setiembre de 2019, apenas nueve meses después lo designaron para suceder a Angela Merkel. Las encuestas lo sitúan por encima de la CDU de la canciller alemana y supera con creces a Los Verdes.

Seguramente, ese ascenso se debe a la callada labor de Scholz como vicecanciller y ministro de Hacienda del gobierno de la ‘gran coalición’. Una alianza que se reeditó y que había lastrado al SPD hasta hacerlo caer al peor resultado de su historia.

Hace poco más de un año, menos del 18% de los votantes optaría por los socialdemócratas, por debajo de Los Verdes y del bloque conservador. Sin embargo, ahora está por encima del 25%.

Scholz, el preferido de los votantes

Además, si se pregunta a los alemanes por quién se inclinan para ocupar el cargo de canciller, la proporción es mayor a favor de Scholz: el 35%. No obstante, es verdad que en los últimos días la coalición CDU/CSU ha recortado distancias.

Y es que el candidato del SPD ha supuesto la cohesión interna, con claridad ideológica. Ha conseguido volver a dar relevancia política en Alemania a la socialdemocracia.

Esto es porque el que fuera alcalde de Hamburgo se sitúa en el ala centrista del partido. Amable y reservado, resulta difícil verle fuera de sus casillas.

Se le ha criticado su falta de carisma e incluso se ha puesto en duda su capacidad para comunicar. Con todo, se le ha dado por ganador en los debates.

Artífice del plan de recuperación

Por otro lado, sus acólitos sostienen que el candidato socialdemócrata jugó un papel fundamental cuando se elaboró el plan de recuperación de la Unión Europea.

Con él se rompía el tradicional hieratismo alemán acerca del endeudamiento común del bloque comunitario. Y contribuyó a que los países del G7 acordaran un impuesto mínimo global del 15% a las empresas.

Además, cuando Merkel le nombró vicecanciller y ministro de Hacienda, Scholz se mantuvo del lado de la disciplina presupuestaria. En cambio, de pronto, llegó la epidemia y prometió hacer lo necesario y sacó la “bazuca” financiera para recatar a pymes y autónomos.

Discurso sosegado

Por otra parte, Scholz ha conseguido presentarse ante los electores como el más parecido a la todavía canciller alemana. Ha optado por anunciar políticas de gestión, en vez de bajar al barro y enfrentarse a cara de perro con Annabela Baerbock y Armin Laschet. O sea, como siempre ha hecho Merkel.

Asimismo, se ha proyectado como un político de consenso para dar continuidad a la estabilidad de Alemania. Si a eso añadimos que en cuestiones cruciales coincide con la canciller, está atrayendo al electorado alemán. Porque en Alemania, los votantes prefieren la estabilidad frente a los cambios políticos.

Scholz es el sucesor natural de Merkel y ya pocos dudan de su solvencia política, construyendo un perfil de experiencia de gobierno. De hecho, prioriza una mantener una imagen de solidez y estabilidad, como así reflejan las encuestas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.