Sarampión y ébola, la peor combinación para el Congo

Sarampión y ébola, la peor combinación para el Congo

Las autoridades sanitarias de la República Democrática del Congo han puesto en marcha, con el respaldo de UNICEF, una campaña de inmunización que logre detener el brote de sarampión que está sufriendo la región noreste del país, la cual también está afectada por el ébola.

«Diario Progresista te necesita. Donar 12 €»

El brote de sarampión, de gran virulencia, se ha cobrado ya la vida de cerca de 2.000 personas en el país, con 115.000 casos localizados. De esas víctimas, dos tercios eran menores. El Ministerio de Salud de República Democrática del Congo ha comenzado una campaña de vacunación cuyo objetivo es llegar a 67.000 niños de la provincia de Ituri.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), en coordinación con Médicos sin Fronteras, pondrá los medios para el despliegue de los facultativos que trabajarán para inmunizar a los menores congoleños en Ituri, donde se han contabilizado 5.400 cuadros de ébola y 50 muertes en el último año.

Se ha catalogado como muy grave la convivencia de las dos enfermedades en la zona, por parte del representante de UNICEF en la República Democrática del Congo.

“La amenaza combinada de ébola y sarampión para miles de familias desplazadas viviendo en campamentos sobrepoblados e insalubres no tiene precedentes. Tenemos una oportunidad muy reducida para prevenir una pérdida masiva de vidas”, avisó Edouard Beigbeder.

Debido a estas condiciones de tan alto riesgo, los principales objetivos de la campaña son cuatro campamentos de desplazados en la ciudad de Bunia, lugar al que han llegado cientos de familias desarraigadas.

El centro de tratamiento de enfermos de ébola se encuentra en el límite de uno de esos campamentos, a menos de 100 metros. También, a unos 3 kilómetros existe un punto donde se han confirmado cinco casos de ébola.

Nuevas medidas y protocolos se han incluido en la campaña de vacunación contra el sarampión para evitar el contacto con el ébola. Es importante que los trabajadores de salud eviten el contacto con sangre y otros fluidos.

Desde UNICEF se ha explicado la complejidad a la hora de diagnosticar el ébola ya que los primeros síntomas son similares a los de otras enfermedades como sarampión, malaria o cólera, y son muy comunes en las zonas donde se producen hacinamientos.

Los datos de la ONU reflejan que en la provincia de Ituri se podrían contabilizar hasta 40.000 desplazados, cuya mayoría la forman mujeres y niños, que están viviendo en 35 campamentos, situados en zonas inaccesibles y de gran inseguridad.

Según el representante de UNICEF, el noreste del país es escenario de “una de las peores crisis humanitarias de la actualidad”.

“Ya sea a causa del sarampión, del Ébola o de vivir en un campamento de desplazados, los niños se encuentran bajo un grave riesgo. Tenemos que hacer todo lo que podamos para protegerlos”, apuntó Beigbeder, manifestando que los enfrentamientos armados han destruido gran parte de las escuelas y los centros de salud de la provincia.

Con fecha 8 de julio se habían contabilizado 2.428 casos de ébola y 1.641 fallecimientos. El 30% de esos casos eran niños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.