Sandro Rosell seguirá en prisión por blanqueo de capitales

Sandro Rosell seguirá en prisión por blanqueo de capitales

La juez Lamela cree que el riesgo de fuga persiste por su gran fortuna y los contactos en países que blindan la extradición a España.
La magistrada de la Audiencia Nacional que instruye el caso Rimet, Carmen Lamela, ha rechazado de nuevo dejar en libertad a Sandro Rosell, ex presidente del FC Barcelona, al entender que la instrucción de la causa está “casi finalizada” y que sigue existiendo riesgo de fuga por las influencias del investigado para conseguir refugio en países que, como Tailandia o Dubai, blindan la extradición a España. El empresario catalán está siendo investigado por un presunto delito de blanqueo de capitales y supuesta organización criminal. Responde de este modo a la petición hecha por Rosell y su presunto testaferro en Andorra, Juan Besolí, aunque tiene en consideración que ambos llevan más de 300 días en prisión provisional. A ambos les deniega la excarcelación teniendo en cuenta el avanzado estado de la investigación y, así, garantizar que no hay riesgo de fuga ni destrucción de pruebas cara a un enjuiciamiento próximo.
Las pesquisas se iniciaron hace casi un año investigando las actividades de Rosell, a quien se le acusa de cobrar comisiones ilícitas de los derechos de la selección brasileña de fútbol, así como de integrar una organización criminal internacional con la que podría haber blanqueado casi 15 millones de euros. La magistrada sostiene que el ex presidente blaugrana actuó de forma “meditada y perfectamente preparada mediante la creación de un entramado de sociedades a fin de hacer desaparecer el rastro de las cuantiosas sumas de dinero ilícitamente obtenida”, una dinámica que se desarrolló de un modo organizado y durante un largo periodo de tiempo. Las conexiones en el extranjero y la abundante documentación que obra en el sumario han hecho de esta causa un proceso de “cierta complejidad”, a lo que se añaden las dificultades surgidas, como la necesidad de practicar diligencias en otros países.

El informe brasileño
Romario de Souza Faria, ex jugador del Barça y, ahora, senador brasileño, aportó a la causa un informe elaborado por la Comisión del Senado en Brasil acerca del funcionamiento de la FIFA y de la Confederación Brasileña de Fútbol, CBF. La defensa de Rosell trató de desacreditar en su recurso el contenido de este informe, puesto que la CBF es privada y, sostiene, no sufrió perjuicio alguno por la intermediación de su defendido en el contrato firmado entre esta y la mercantil árabe, con sede en las Islas Caimán, International Sports Events, a la que los investigados supuestamente habrían desviado los fondos derivados del blanqueo de capitales. La juez Lamela responde en su auto que de las actuaciones practicadas hasta el momento no se puede deducir que no haya existido comisión de blanqueo ni que sea falso el informe elaborado por el Senado brasileño. Además, precisa que en modo alguno se ha afirmado que la CBF sea una empresa pública, sino que tiene un “evidente interés público”, ya que el destino de sus fondos es para incentivar y promocionar el fútbol en Brasil. Tampoco se puede concluir que la Confederación no sufrió perjuicio, puesto que su beneficio se vio reducido a causa de la actividad desarrollada por Rosell y su presunto testaferro, ya que dejó de recibir ciertas cantidades.
Respecto a las razones que llevan a la magistrada de la Audiencia Nacional a negar la puesta en libertad de los acusados, refiere la conversación telefónica que el empresario catalán mantuvo con el presidente de la Federación Brasileña de Fútbol, Ricardo Teixeira, acerca de qué países del mundo serían más seguros para evitar la justicia española, de lo que se deduce la facilidad de los acusados para conseguir favores en países de fuera de la Unión Europea y de Estados Unidos, permitiendo su entrada, o la de otros, garantizándose que no van a ser detenidos y entregados ante una solicitud de extradición. Aunque Rosell tiene nacionalidad española, dos hijas y propiedades en España, la investigación ha desvelado la evidencia de la facilidad del acusado para viajar y vivir temporalmente en distintos países del mundo, a lo que hay que añadir su gran fortuna y “lo que es más importante: cuentas, bienes y negocios fuera de España”. Ante la posibilidad de reiteración delictiva, Lamela tampoco la descarta, ya que los investigados operaron en un grupo organizado de personas que también están siendo investigadas en otros países.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.