Salvini llama “carne humana” a los inmigrantes y deja a la deriva un barco con 224 pasajeros

Salvini llama “carne humana” a los inmigrantes y deja a la deriva un barco con 224 pasajeros

Vuelve a cerrar los puertos italianos a un navío con refugiados rescatados.
Matteo Salvini, vice primer ministro y ministro del Interior de Italia, ha vuelto a negar la entrada a su país, en esta ocasión a un barco con bandera holandesa de la ONG alemana Lifeline con 224 inmigrantes rescatados frente a Libia. A través de las redes sociales acusó a la organización humanitaria de no respetar las órdenes. “La Guardia Costera italiana les ha escrito para que no se movieran, que se ocupaba Libia, pero estos desgraciados, incluso poniendo en peligro la vida de los inmigrantes en estos botes, no han escuchado nadie y han intervenido cargando la fuerza la valiosa cantidad de seres humanos, de carne humana a bordo”.
Salvini insistió en que “las ONG no pisarán nunca más los puertos italianos”. “Este barco, Italia la va a ver solo en postal porque las reglas se respetan. Queremos acabar con la mafia de la inmigración clandestina que causan miles de víctimas”. El líder de la ultraderechista Liga aseguró que no permitirá la existencia de “los taxis del mar que luego desembarcan en Italia” y acusó a las ONG de ayudar “al tráfico de seres humanos”. “Estos falsos socorristas miran más a la cartera que a salvar vidas”.
En el vídeo en directo grabado en su despacho en el ministerio del interior, Salvini insiste en que deben ser otros países, como Túnez o Malta, los que se hagan responsables de los rescates marítimos lejanos de la costa italiana. Además, mostró una carta enviada a la embajada de los Países Bajos en Roma en la que pide explicaciones acerca de la actividad y procedencia del barco de Lifeline. Dice no haber recibido respuesta a la misiva.
En el vídeo intenta justificar su postura diciendo que “si son barcos holandeses con bandera holandesa, llevaos a toda vuestra carga de seres humanos a Holanda, a Gibraltar, a Reino Unido, a España, a Francia o a donde queráis. Italia no se puede hacer cargo de los costes económicos y sociales de una inmigración fuera de control”. Luego añadió: “¿Os parece una mala actitud? ¿Egoísta? ¡No!”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.