Rusia vuelve a reducir el suministro por el Nord Stream 1

Rusia vuelve a reducir el suministro por el Nord Stream 1

Con la justificación de revisar una nueva turbina, la empresa gasista rusa Gazprom reducirá a la mitad el suministro a través de Nord Stream 1. Este gasoducto conecta Rusia con Alemania a través del mar Báltico.

Será a partir del próximo miércoles y es la misma razón que esgrimió hace semanas para reducir el suministro de ese carburante.

Actualmente, el gasoducto Nord Stream 1 opera a un 40% de su capacidad. Por tanto, a partir del miércoles se reducirá a un 20%.

Esto supone que se suministrarán unos 33 millones de metros cúbicos de gas menos por día.

Según Gazprom, tiene que revisar una turbina de la estación de compresión de gas de Portovaya. Indica que necesita de revisión según los estándares del Servicio Federal de Supervisión Ambiental, Tecnológica y Nuclear.

El propio Vladimir Putin, presidente de Rusia, ya adelantó este paso la semana pasada. Avisó de que a finales de julio se tendría que reparar otra turbina del Nord Stream 1.

Sin embargo, la Agencia Federal de Redes no ve “razones técnicas” para que deba reducirse el suministro de gas.

Esta agencia es el organismo gubernamental alemán que se encarga del suministro gasístico, además de otras cuestiones.

Un portavoz del Ministerio de Economía germano ha indicado que, “según nuestra información, no hay razón técnica para una reducción de las entregas”.

Al tiempo, un portavoz de la citada agencia señala que el organismo “ha tomado nota” de la decisión adoptada por Rusia.

Todo por una turbina del Nord Stream 1

Cabe recordar que desde hace semanas el gasoducto funciona a un 40% de su capacidad. Las autoridades rusas lo justifican por la ausencia de una turbina averiada que se envió a Canadá para que se reparara.

Dicha turbina se devolvió Alemania pero se retrasó a causa de las sanciones impuestas por el Gobierno canadiense por la invasión rusa de Ucrania.

Al final, Justin Trudeau, primer ministro de Canadá, confirmó la devolución a Alemania de la pieza. Ucrania, por su lado, criticó esta medida al considerarla como un gesto de debilidad en la respuesta a Rusia.

En cambio, Gazprom dijo la semana pasada que no había recibido la turbina. A su vez, recordó que la pieza “afecta directamente a la operación segura del gasoducto Nord Stream 1”.

A ese respecto, Kalus Muller, director de la Agencia Federal de Redes, alertó o de que Alemania está “a merced de Rusia”.

Explicó que son las autoridades rusas quienes deciden qué cantidad de gas pasa por el gasoducto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.