Rusia moviliza a la población

Rusia moviliza a la población

A Vladimir Putin, presidente de Rusia, no le van las cosas como esperaba en Ucrania. El próximo sábado se cumplen siete meses del inicio de la “operación militar especial”, el eufemismo que utilizó para llamar a su invasión.

Una guerra que creía que sería relámpago y que ha costado la vida a más de 40.000 soldados rusos, mientras que Rusia reconoce apenas 6.000.

Ahora, tras más de una semana del inicio de la contraofensiva ucraniana, incluso sobre el Dombás, Putin anuncia una “movilización parcial” de la población.

Así, ha dirigido un discurso “a todos los ciudadanos del país”, “al pueblo de la gran patria, a todos los unidos por la gran Rusia histórica”.

Asimismo, a los “residentes en las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk y las regiones de Jersón y Zaporiyia y otras áreas liberadas del régimen neonazi”.

De este modo, indicó que el llamamiento a filas arrancará este mismo miércoles, limitándolo a los reservistas, alrededor de 300.000.

Sobre todo, dijo, aquellos con experiencia, quienes recibirán entrenamiento adicional antes de enviarlos a sus unidades.

En su arenga a la población, dijo que “hablaremos de las medidas necesarias y urgentes para proteger la soberanía, la seguridad y la integridad territorial” del país.

Además, argumentó que Rusia no tiene “derecho a dejar que la gente que vive en Ucrania, cerca de la frontera, sea destrozada por ejecutores”.

Asimismo, se comprometió a dar apoyo a los referéndums que han anunciado las autoridades rusas en Donetsk, Lugansk y las regiones de Jersón y Zaporiyia.

Respuesta a la decisión de Rusia

Las reacciones a este anuncio no se han hecho esperar. Rostislav Smirnov, asesor del Ministerio del Interior ucraniano, ha asegurado que Rusia “se ha dado un tiro en el pie” al anunciar una “movilización parcial”.

No obstante, admitió que, “desde cierto punto de vista, es positivo” para Ucrania. “Es un potente disparo en el pie por parte de Rusia. Tenemos que entender que estamos viviendo un momento histórico cuando Rusia empieza a reconocer sus pérdidas en el este”, apuntó.

Su visión es que esta decisión de Putin es un “llama miento de ayuda” porque “no tienen gente suficiente” y “están siendo derrotados”.

Además, a su juicio, “provocará una enorme oleada de negatividad directamente en Rusia, lo que puede llevar a acontecimientos muy graves”.

“En el futuro próximo veremos las consecuencias de este proceso”, añadió, para señalar que existe división interna en el Kremlin.

Por su lado, Mijailo Podoliak, asesor de la Presidencia de Ucrania, ironizó en su cuenta de Twitter acerca de la orden de Putin.

“¿Todo sigue aún según el plan, no? La vida tiene un gran sentido del humor”, reza el mensaje.

Resumía diciendo: “Día número 210 de la ‘guerra de tres días’. Los rusos que reclamaban la destrucción de Ucrania terminan recibiendo movilización, cierre de fronteras, bloqueo de cuentas bancarias y prisión por deserción”, señaló.

Estados Unidos

Por su lado, Bridget A. Brink, embajadora estadounidense en Ucrania, ha afirmado que la movilización de los reservistas rusos “es un signo de debilidad”.

Tanto esta llamada a filas como la “farsa” de los referéndums en varias regiones del este de Ucrania dejan en evidencia el “fracaso” ruso.

Además, Brink ha destacado en su cuenta de Twitter que “Estados Unidos nunca reconocerá la reivindicación rusa sobre el territorio ucraniano supuestamente anexionado”.

“Seguiremos apoyando a Ucrania el tiempo que sea necesario”, agregó.

Unión Europea

También la UE se ha manifestado en relación a la “movilización parcial” de la población en Rusia ante la guerra en Ucrania.

Según ha trasladado Peter Stano, portavoz de Exteriores del bloque comunitario, “esto es sólo otra prueba de que Putin no está interesado en la paz, sino en escalar su guerra de agresión”.

Asimismo, deja en evidencia la “desesperación” de Moscú por cómo marcha la invasión de Ucrania.

Igualmente, una muestra de que Putin “sólo está interesado en continuar con la guerra” y en profundizar la crisis energética y alimentaria.

En ese sentido, el portavoz señaló que “la agresión tiene consecuencias también para la población rusa”.

“No es solo un ataque contra Ucrania, sino contra los principios de la comunidad internacional y a los países que suscriben los principios de soberanía e integridad que reconoce Naciones Unidas”, subrayó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.