Rufián: “Es obvio que el PSOE tiene un pacto con Bildu”

Rufián: “Es obvio que el PSOE tiene un pacto con Bildu”

El independentismo, vasco o catalán, está de enhorabuena por contar en su corral con un gallo cacareador con nombre propio: Gabriel Rufián. El portavoz de ERC en el Congreso ha añadido más incertidumbre e inestabilidad a la polémica en relación al acuerdo entre el PSOE y Bildu.

“Es obvio que tienen un pacto”, dijo, a lo que añadió que “además, es buena noticia”, para echar más leña al fuego. De este modo, desmiente declaraciones como las de José Luis Ábalos, ministro de Transportes, en las que negaba la existencia de un acuerdo con Bildu.

Rufián es especialista en avivar el fuego cuando le viene bien a su partido, en vez de aportar soluciones o mediar para calmar las aguas. Siguiendo su estilo, censuró que el PSOE se empeñe, según él, en negar ese pacto con Bildu. Tal vez al señor Rufián le interese saber que al resto de los no catalanes se nos hinchen las gónadas de tal modo que al final, tampoco lleguen los fondos con tal de asfixiar al independentismo sin sentido.

Esgrime que el propio Arnaldo Otegi, líder de la formación abertzale, dijo, verdad o no, que las negociaciones iban bien encaminadas. Acostumbrado, Rufián, a dar pábulo, y credibilidad, a cualquier cosa que beneficie al independentismo, sentenció con un: “eso en mi pueblo se llama tener un acuerdo”.

Rufián elogia la política de Bildu

No sólo eso, sino que ha elogiado el devenir de la política de Bildu en los últimos tiempos. “Hace tiempo que está haciendo política interesante y muy coordinada con nosotros”, señaló. “Tenemos un acuerdo de coordinación con la izquierda abertzale y nos sorprenden pocas cosas de Bildu”, explicó.

Es cierto que para Unidas Podemos estos dos partidos independentistas son socios prioritarios, en especial para aprobar los Presupuestos. Pablo Iglesias, vicepresidente segundo del Gobierno, quiere ir más allá y construir un “bloque de legislatura y de dirección de Estado”. De este modo, el líder morado pretende romper con el sistema del 78.

Sin embargo, en el seno de los socialistas, determinadas compañías no son bien recibidas. Mientras que Adriana Lastra defiende la “normalización democrática” de un pacto con Bildu, Ábalos hacía hincapié en la “responsabilidad” de los abertzales frente a la irresponsabilidad del PP.

Escozor en el seno del PSOE

Enfrente, los ‘barones’ territoriales del PSOE, que creen que pactar con los sucesores de Herri Batasuna –defensores a ultranza de ETA— es ir demasiado lejos. Nadie pone en duda su legitimidad democrática, puesto que centenares de miles de ciudadanos, se sientan o no españoles, los han votado.

Ahora bien, no hay que olvidar que Bildu, igual que ERC, defiende separarse de España, poniendo, así, en cuestión el orden constitucional. Una aspiración legítima, así es nuestra democracia, pero tampoco hay que olvidar que el PSOE es un partido de Estado y, por tanto, debe defender ese orden constitucional.

Terminar pactando con un partido que, al final, va a barrer para casa, y no para los intereses de todo el Estado, resultaría de una tremenda irresponsabilidad. Ejemplos de ello lo tenemos en las negociaciones de la formación de la que Rufián es portavoz.

Lo de Bildu no tiene un pase”, dijo Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha. En ese mismo sentido se han manifestado Guillermo Fernández Vara y Javier Lambán, sus homólogos de Extremadura y Aragón. Igualmente lo ha hecho Susana Díaz, líder socialista en Andalucía.

Asimismo, ex dirigentes socialistas, como Alfonso Guerra, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, Eduardo Madina o el sindicalista Nicolás Redondo, también se oponen a un pacto con la coalición que dirige Otegi.

Algunos expertos apuntan a que Iglesias pretende, con esos acuerdos con el independentismo, abocar al Gobierno a alejarse del centro-derecha e, incluso, del centro-izquierda. Ahuyentaría, así, cualquier sombra de un pacto con Ciudadanos.

En cambio, otros, incluso políticos, como Abel Caballero, alcalde socialista de Vigo, analizan de otro modo la situación. Responsabilizan al partido que preside Pablo Casado de arrojar al Ejecutivo de Pedro Sánchez a los brazos del independentismo y la izquierda radical. A los brazos, o a los pies de los caballos. Y en ese debate estamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.