Roban pistolas y uniformes en el asalto al puesto de la Guardia Civil de Villafranca de los Caballeros (Toledo)

Roban pistolas y uniformes en el asalto al puesto de la Guardia Civil de Villafranca de los Caballeros (Toledo)

Tras el asalto al puesto de la Guardia Civil de Villafranca los Caballeros (Toledo) en el que robaron pistolas y uniformes oficiales se ha detenido al menos a dos personas como presuntos autores del robo. Según informan fuentes de la Delegación del Gobierno en Castilla-La Mancha, los hechos tuvieron lugar en la madrugada del sábado.

Las detenciones se practicaron en Camuñas (Toledo) por el robo de al menos dos pistolas y un número indeterminado de uniformes. La Guardia Civil espera la autorización judicial que les permita llevar a cabo un registro domiciliario.

A su vez, fuentes de la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) han detallado que los asaltantes sabían que en el puesto no había nadie en ese momento. La patrulla de guardia los identificó esa misma noche por la vigilancia del cumplimiento de las restricciones a causa de la epidemia.

Además de las pistolas y los uniformes, podrían haberse llevado otros objetos. Asimismo, en una nota de prensa, la AEGC señala que los hechos confirman las advertencias hechas por la asociación.

Ésta vienen alertando de que los puestos como el de Villafranca de los Caballeros tienen “escaso personal” y pocas “medidas de protección”. Según indican, “son un ‘pastel’ para los delincuentes”.

“Saben que no encontrarán ninguna resistencia, porque en muchos de ellos ni siquiera viven ya los agentes y, por tanto, permanecen más horas sin vigilancia que con ella”, explican.

De hecho, según apuntan, no es la primera vez que algo así sucede. “La AEGC ya denunció la quema de coches oficiales en Córdoba o el pinchazo de ruedas en Alicante”, reza el comunicado.

“Lo ocurrido en Villafranca de los Caballeros es un nuevo aviso a Interior para que tome de una vez medidas que eviten estos asaltos”, inciden.

“En esta ocasión, como en otras, han sido delincuentes comunes, pero ¿qué hubiera ocurrido si hubieran sido terroristas?”, cuestionan. “¿Y si hubieran vivido familias, como ya pasó en el puesto de Galapagar en Madrid?”, abundan.

“Una vez más, la dejadez que muestran los responsables de poner solución deja a los guardias civiles en manos del destino o de la suerte y esperando que cuando se repita no sean ellos los afectados”, afirman.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.