Río Bravo, la tumba de los migrantes a los Estados Unidos

Río Bravo, la tumba de los migrantes a los Estados Unidos

Flotando en el río Bravo, frontera natural entre México y Estados Unidos, aparecieron los cuerpos sin vida de Óscar Alberto Martínez, de 25 años, y su hija Angie Valeria, de 23 meses.

Provenían de El Salvador y fallecieron al intentar llegar a Estados Unidos cruzando el río que, en apariencia, refleja calma y poca profundidad.

En cambio, estos migrantes son dos de los muchos que mueren en la frontera, ha apuntado el investigador Jason de León, antropólogo de la Universidad de California.

“Miles de personas han muerto desde finales de 1990 a lo largo de la frontera México-Estados Unidos. Este padre y su hija son solo el caso más reciente y más público”, ha trasladado el experto a BBC Mundo.

“Desafortunadamente, la mayoría de las muertes que se producen a lo largo de la frontera México-Estados Unidos no se van a fotografiar. No van a estar en las primeras páginas de cualquier periódico porque ocurren en el medio de la nada”, ha añadido.

Según han registrado las autoridades de Aduanas y Protección Fronteriza, son 7.511 las personas fallecidas entre 1998 y 2018, aunque el número ha descendido desde 2012 a los mismos niveles de hace 20 años.

De todas las muertes registradas, el 37% tuvo lugar en la región desértica de Arizona muy transitado por los migrantes ya que está muy poco vigilado por parte de Estados Unidos.

Según las estadísticas, hay lugares fatales en la búsqueda del “sueño americano”, como lugares cercanos a localidades del sur de la frontera estadounidense.

La considerada ruta más corta para llegar a la frontera de Estados Unidos es partiendo desde el sur de Texas, por ello, los migrantes se desplazan a ciudades como Matamoros, Reynosa, Laredo o Piedras Negras, para salir de México.

Atravesar México y llegar Texas solo puede hacerse cruzando puentes fronterizos, ya que el río Bravo discurre por un sinuoso camino que transcurre desde El Paso hasta desembocar en el Golfo de México, cerca de McAllen.

De todos modos, algunos deciden cruzar el río a nado, evitando así controles migratorios, a pesar del peligro que ello supone.

En los últimos veinte años, la zona de McAllen se convirtió en la segunda región de la frontera con más migrantes fallecidos, pero a partir del 2014 se convirtió en primera posición, con más fallecidos.

En los siete años, casi 850 fallecidos se registraron en la región de Nogales,  Arizona (históricamente con mayor número de muertos).

1 thought on “Río Bravo, la tumba de los migrantes a los Estados Unidos”

  1. Sabiendo que por desgracia estas no son las primeras personas, y tampoco las últimas que fallezcan en estas circunstancias, pienso en el que más manda en EEUU y me viene a la cabeza la pelmada tan grande que lleva dando con lo de construir un muro que separe Mejico de Estados Unidos como si esa fuera la solución al problema que es de más profundo calado humanitario y de negociar con buena voluntad la mejor manera de solucionar o al menos paliar el problema.
    También hay en España políticos muy inteligentes y muy bien preparados que se pueden comparar en ideas grandiosas como la del muro, aquí el muro sería entre Ceuta y Melilla, y me parece normal, si el Presidente de los EEUU piensa en un muro como solución ¿ porque aquí alguien de no recuerdo que partido politico, no puede pensar a lo grande, y con inteligencia como el señor Trump?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *