“Rematado el año, ¿rematada la pasión?”. Por Rosa Martínez.

Rosa Martínez.

Cuando uno habla de pasión siempre pensamos en temas que al ser humano le realizan como persona. Aquellos que le hacen crecer, aprender, sentir cada día un poco más. En mi caso son la política y la música, aunque no sabría, ciertamente, cuál colocar primero.

Una vez remató el año 2018, los colectivos, las empresas, los partidos, sindicatos, grandes corporaciones, entidades financieras, etc., suelen hacer un balance anual mirando el grado de cumplimiento de los propósitos que se hacen al comenzar el año. Suele también hacerse con esas tradicionales uvas que tomamos al sonido de las campanas y que mayoritariamente nos trasmiten las televisiones estatales desde la Puerta del Sol, el kilómetro cero de la Villa de Madrid.

Muchos de estos planes, proyectos, propósitos… llegan cada año con el comienzo del 1 de enero. Pero no se cumplen o nos olvidamos de su puesta en práctica según qué criterio usemos.  En ese sentido, las más optimistas hablan del olvido el primer mes de cada año. Incluso hay análisis pesimistas remarcando su destierro al finalizar la primera semana.

Voy a hacer un resumen del año que acaba de rematar hace escasamente unos días, así que fijo mis ojos en el mes de febrero del citado año, donde adquirí la responsabilidad de llevar la Secretaria de Dependencia, Discapacidad, Diversidad y Movimientos Sociales de la Ejecutiva Municipal del PSdG-PSOE de la Ciudad de Ourense. Responsabilidad en la que una de mis primeras tareas fue ponerme en contacto con muchos colectivos de mi provincia que tienen una mayor influencia en la capital.

He visitado a lo largo de estos últimos meses, AECC, Cruz Roja, AFAOR, DISCAFIS, AFFOU, Cáritas, la Asociación para la Esclerosis Múltiple, RENACER, entre otras. También fundaciones tales como NEUROBURGAS o diversas y múltiples ONGs. En definitiva colectivos todos ellos que desarrollan su trabajo en el campo de la sanidad y los servicios sociales.

Siempre fui acompañada del secretario general, José Ramón Fernández Morgade, del secretario de sanidad Álvaro de Castro Palomanes y del secretario de políticas sociales Daniel Fernández. En ellas constaté la gran necesidad que tienen estos colectivos, asociaciones o fundaciones de ser escuchados. Todos ellos se quejan de los recursos económicos recortados precisamente en estas épocas de crisis, pero ponen su acento en transmitirnos sus inquietudes, sus proyectos, sus deseos, sus problemas, para que nosotros sirvamos de correa de transmisora ante la administración que tenga la competencia para resolverlo, ya sea local, autonómica o la propia Administración Central.

Las reivindicaciones son distintas según el colectivo con el que hables: desde la necesidad de locales que cumplan la ley de accesibilidad, hasta transporte adaptado dependiente de la Comunidad Autónoma que en la actualidad no llega a los usuarios como debería o, singularmente, pierdes tu derecho si estás hospitalizado volviendo al final de la lista. Asuntos incluso como la falta de recursos económicos con retrasos en el pago de subvenciones concedidas pero no pagadas. Pero sobre todo la falta de proyectos imaginativos por parte de las administraciones que sean acordes a las demandas de la sociedad actual. En cualquier caso, sirvan estas líneas para ensalzar el gran trabajo que realizan todas y cada una de estas asociaciones, colectivos, ONGs y fundaciones.

Por ello, es fácilmente deducible que ésta es una de mis grandes pasiones, la política, pero entendiéndola como un instrumento para cambiar la sociedad, para mejorarla, para resolver los problemas en los que está inmersa, pero también, como un recurso útil para conocer la realidad social y así poder realizar los proyectos con los que el PSOE debe acudir a las urnas.

Aún siendo una de mis grandes pasiones, no es la única. En el otro lado de la balanza está la música. No sé qué brazo pesa más en mi existencia, pero ambas ocupan un tiempo muy importante en mi vida. Por ello, de todos y todas es sabido mi pertenencia a un colectivo cultural-musical como es la Coral-Rondalla ALECRÍN. Con ella he logrado conocer un poco la realidad musical de mi ciudad y provincia. Soy una de las fundadoras desde hace ya más diecinueve años y sé que es difícil mantener en la sociedad actual un grupo cultural vivo y fuerte durante tanto tiempo. Colectivo que realiza actividades como es el Certamen de Rondallas y Corales coincidiendo con la semana de Santa Cecilia.

Este año llegó a la mayoría de edad en memoria de uno de los compositores que más le deben las corales y rondallas de nuestra provincia. Me estoy refiriendo a Manuel de Dios Martínez, un musicólogo gallego con varios cancioneros publicados por la Excma. Diputación Provincial de Ourense. En la actualidad una de sus canciones es el Himno de la Provincia de Ourense, ‘Ourense no solpor’,  que yo traduzco como Ourense en el crepúsculo o en el atardecer.

Es constante la búsqueda de actividades realizadas por un grupo artístico musical en una provincia interior como la nuestra. Es una tarea ardua y complicada encontrar algo novedoso que se acerque a la mayoría de los ciudadanos y ciudadanas desde el campo de la música. Pero aún es más difícil convencer a las administraciones para que se involucren en dicho proyecto, sobre todo en épocas de recortes.

Claro que, también es verdad, cuando tienes una enorme energía no te agota nada. Es el caso de nuestra Rondalla. No para de innovar y crear nuevas expectativas culturales y musicales, siendo de destacar durante el año 2018 el comienzo de una actividad, ‘Vendres de Actualidade e Rondalla’, evento con un formato novedoso donde se mezcla conferencia de distintos temas de actualidad impartida por personas de reconocido prestigio, con el coloquio y la música. Dicho formato tuvo una magnífica acogida en la ciudad.

No sólo la música te otorga conocimientos y matices de la realidad de la zona donde vives, sino que además te da cultura y por supuesto tiene una labor socializadora muy importante no apreciada por muchas instituciones que aminoran su valor.

Así que, una vez rematado el año 2018, mis dos grandes pasiones, música y política, han aumentado mis ganas de seguir innovando, haciendo actividades en los dos campos, pero sobre todo convirtiendo esta provincia y esta ciudad en algo más grande. No solo culturalmente, sino también socialmente. Un lugar donde nos sentimos orgullosos de pertenecer a él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *