Reino Unido: acuerdos unilaterales con cada país de la UE para el Brexit

Reino Unido: acuerdos unilaterales con cada país de la UE para el Brexit

Michael Gove, viceprimer ministro británico, ha propuesto la peregrina idea de firmar “mini-acuerdos unilaterales” entre Reino Unido y cada Estado miembro de la UE. Eso, si no se alcanza un acuerdo global con la Unión Europea antes de que se materialice plenamente el Brexit el próximo 1 de enero.

Todo apunta a que no se logrará ese pacto de mínimos antes de que termine el 31 de diciembre, aunque las negociaciones seguían abiertas. Los negociadores no parecen dispuestos a firmar un texto que salve, al menos de momento, la situación.

La idea de acuerdos unilaterales forma parte de la ya no oculta estrategia de Reino Unido de romper la unidad de posición del bloque comunitario. Algo que nunca se ha tenido en cuenta por parte de la UE. Lo demostró que ni Emmanuel Macron ni Angela Merkel atendieron la posibilidad de negociar directamente con Boris Johnson.

El pasado sábado, representantes de la Comisión Europea y de Francia no se mostraban partidarios de firmar un documento de último minuto. Michel Barnier, el jefe negociador de la UE, avisó el viernes que apenas quedaban “unas pocas horas útiles” para suscribir un acuerdo.

Se da por hecho que no habrá un pacto hasta después de Navidad y a apenas unos días de que cristalice un Brexit duro. De ahí que Gove haya propuesto esta idea al estilo de lo que ya existe entre Reino Unido y Estados Unidos.

Se podría, dijo, definir una “relación especial” entre los británicos y los Veintisiete tras el fin del periodo de transición. Serían acuerdos unilaterales con cada Estado miembro para “tomar decisiones unilaterales que hicieran la vida más fácil para una y otra parte”.

En cambio, no hay que olvidar que, aparte de que se rompería la unidad del bloque común, dejaría, salvo excepciones, a cada país en una posición de debilidad frente a Reino Unido. Es algo que el Ejecutivo comunitario no va a permitir.

Se da la circunstancia de que uno de los escollos, el mayor si cabe, es la pesca. El sector pesquero apenas tienen peso específico en la economía británica, pero sí un alto simbolismo. En definitiva se trata de recuperar el control de sus aguas, lo que se considera todo un símbolo de la recuperación de la soberanía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.