Reforma laboral: ahora, sí

Reforma laboral: ahora, sí

El Congreso de los Diputados ha convalidado este jueves la reforma laboral que pactaron el Gobierno, los principales sindicatos y las patronales.

Hasta el último momento se han tratado de lograr más adhesiones y votos afirmativos. Sin embargo, la votación ha terminado con el apoyo de Ciudadanos y Coalición Canaria y con la ruptura del bloque de investidura.

Curiosamente, ERC, Bildu, el PNV y el BNG se han alineado del lado del PP y Vox, votando en contra. En esa misma posición se han situado, además, Junts y la CUP. Curiosa alianza.

Se da también la curiosidad de que formaciones que no apoyaron a Pedro Sánchez en su investidura, sí han permitido que se convalide el decreto. Son los casos del partido naranja y Coalición Canaria.

Por su parte, la dirección de UPN, que tampoco apoyó al presidenciable en su día, había decidido apoyar la reforma. En cambio, el respaldo al decreto provocó una crisis interna y no se respetó la disciplina de voto. Sergio Sayas y Carlos García Adanero, sus representantes en la Cámara Baja, votaron en contra, como habían advertido.

La convalidación de la reforma laboral estaba en peligro. Sin embargo, la fortuna se alió con el Gobierno y un diputado del PP que había pedido votar telemáticamente se equivocó y votó a favor. Ni los votos telemáticos ni los presenciales se pueden rectificar, pese al intento de los populares.

De esta forma, sale adelante la reforma laboral que ya estaba en vigor desde finales de diciembre. Se evita, asimismo, que se tramite como proyecto de ley, lo que entrañaría el ‘peligro’ de que se introdujeran enmiendas.

Si se hubiera producido de esta manera, se podría haber modificado el texto, algo que la patronal no estaba dispuesta a aprobar. El propio Antonio Garamendi, presidente de la CEOE, amenazó con rechazar la reforma laboral si se tocaba una sola coma.

Se habría roto, así, el consenso entre los agentes sociales, algo especialmente valorado por la Comisión Europea, que debe ir desbloqueando fondos.

Lo cierto y verdad es que, si los agentes sociales y el Gobierno, con sus contradicciones, todos, alcanzaron un acuerdo, la política no debe cuestionarlo.

Votación muy ajustada para aprobar la reforma laboral

Así, la votación ha concluido con 175 votos a favor y 174 en contra. Para ello, los apoyos vinieron de PSOE, Unidas Podemos, Ciudadanos, PDeCAT, Más País-Equo, Compromís, Nueva Canarias, Teruel Existe, el PRC y un diputado del PP.

Una votación muy ajustada que, además, deja tocado al bloque de investidura. De los socios progresista que apoyaron para que Sánchez fuera presidente, el Gobierno sólo ha podido conservar a Más País-Equo y a Compromís.

Precisamente, los líderes de ambas formaciones, Íñigo Errejón y Joan Baldoví, respetivamente, han instado a recuperar ese bloque cuanto antes. Asimismo, han advertido de que las negociaciones no deben apurarse tanto.

Con todo, los portavoces de los republicanos catalanes, la derecha jeltzale y la izquierda abertzale señalan que este desencuentro es coyuntural.

Continuarán, aseguran, conversando con el Gobierno y negociando nuevos proyectos. Confirman, de ese modo, que siguen abiertos al diálogo.

En todo caso, cabría hacer una reflexión respecto a estas negativas poco sustantivas. Era muy fácil votar ‘no’ porque el Ejecutivo tenía casi atados los ‘síes’ necesarios, pese a los sustos de última hora.

Por tanto, sería recomendable que estos partidos nacionalistas, cuando se trata de cuestiones tan importantes como la que era, reflexionen. Porque, al final, ha sido un diputado del PP el que ha salvado la reforma y evitado su derogación.

De ahí que quepa pensar que se trata sólo de postureo de estas últimas formaciones cara a las próximas elecciones ya más cercanas que lejanas. Sobre todo, las autonómicas.

1 thought on “Reforma laboral: ahora, sí”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.