La reforma constitucional requiere “distensión política”, según Trevijano.

La reforma constitucional requiere “distensión política”, según Trevijano.

Cuando se insta a una reforma constitucional se tiene que fijar una “hoja de ruta” consistente en “abrir la reforma en un momento de distensión política”. Además, hay que saber “qué se reforma, por qué y de acuerdo con qué criterios”.

Es la opinión de Pedro González-Trevijano, presidente del Tribunal Constitucional, quien así se manifestó en una entrevista en la Cadena Ser.

Cuando se le preguntó acerca de una eventual reforma constitucional, opinó que es una medida “en principio válida y razonable”.

“Por un lado, las Constituciones tienen vocación de permanencia. Pero, simultáneamente, las generaciones modernas tienen derecho a organizar su vida jurídico política de acuerdo con las exigencias de los nuevos tiempos”, sostuvo.

En cambio, a juicio del máximo responsable del tribunal de garantías, “cuando uno se encuentra en situaciones enconadas, repentinamente, el contexto cambia”. Aludía a la actual situación de enfrentamiento actual entre las fuerzas políticas.

Con todo, defendió, “en la historia hay ventanas abierta en las que es posible el acuerdo y el compromiso”.

Una reforma constitucional debe mantener los principios con los que se definió la Carta Magna

En ese sentido, reiteró que la clave está en mantener los principios con los que se definió la Constitución. Así, citó algunas “reformas puntuales” que se tendrían que tratar.

Por ejemplo, la organización territorial del Estado o una mención concreta respecto proceso de construcción europea y Unión Europea. Asimismo, eliminación de la discriminación por razón de sexo en la sucesión a la Jefatura del Estado.

Además, González-Trevijano recordó a los partidos que pueden renovar los órganos constitucionales que “están obligados a tratar de hacer el esfuerzo de ponerse en común”. Asimismo, remarcó que deben renovarse “en tiempo y forma”.

Por otro lado, respecto al magistrado Enrique Arnaldo, el presidente del Constitucional aseguró que se puede haber pertenecido a un partido, pedir la baja y llegar al tribunal de garantías.

“¿Por qué no?”, se cuestionó. A su vez, subrayó que, si cumple los requisitos establecidos, no tiene “ninguna duda” de que el magistrado, “como los demás, ejercerá sus funciones con imparcialidad de independencia”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.