España disfrutará de una recuperación económica sin precedentes

España disfrutará de una recuperación económica sin precedentes

En España se producirá una recuperación económica sin precedentes, como vienen señalando todos los indicadores que miden el comportamiento de la economía.

Desde hacía tiempo había señales que así lo preveían, pero faltaba constatarlo y confirmarlo. Las incertidumbres, los desajustes y los riesgos van desapareciendo.

Salvo que se descarrile de nuevo en el terreno sanitario, la senda de la recuperación económica, y en consecuencia social, está sólidamente encauzada.

Todos los organismos especialistas en esta materia lo confirman. Desde el Banco de España, pasando por la OCDE y acabando en el Banco Central Europeo o el FMI. En todos los casos, y el propio Gobierno se ha elevado la previsión de crecimiento para este año y, sobre todo, para 2022 y 2023.

A ello han contribuido varios factores. Por supuesto, el sobre esfuerzo del sector sanitario y el comportamiento de la población a la hora de contenerse.

Asimismo, la vigilancia ejercida por las autoridades que ha derivado en una exitosa campaña de vacunación. Todo ello ha llevado a un descenso contundente de los contagios, de las hospitalizaciones y de los fallecidos.

Se han cometido errores, sin duda. También se han subsanado cuando ha sido posible. Pero ahora, después de quince meses de terribles que han abierto grandes brechas, se ve la luz al final del túnel y ya no se va a parar.

Para guinda a la hora de acabar con esta trágica epidemia, y ejemplo de que se está terminando con ella, el anuncio del fin de la mascarilla en espacios abiertos.

La incertidumbre de qué pasaría cuando decayera el estado de alarma va disolviéndose y vuelve el optimismo. Para dar mayor seguridad jurídica, quizás habría sido conveniente mantener ese estado excepcional, pero los hechos han demostrado que no era necesario.

El optimismo en los ciudadanos es esencial para la recuperación económica

Así, las expectativas sociales van hacia un mayor optimismo, elemento clave para una fuerte recuperación económica. El consumo se está disparando, también la inflación, lo que en exceso puede no ser tan bueno.

A ello también ayuda el clima de apaciguamiento allá donde las brechas políticas y sociales son mayores, como en Cataluña. La distensión contribuirá al diálogo y a encontrar una solución a corto, medio y largo plazo a través del diálogo. Los indultos a los presos del procés serán una pieza clave para ello.

Cataluña será esencial para la recuperación económica y social, aunque hay mucho trabajo que hacer.

Enfrente, unos desafíos de descomunales para abordar la superación de la crisis, con una enorme brecha generacional, social y de género. La deuda, en niveles cuanto menos preocupantes, hace pensar que habrá que afrontar reformas de las finanzas públicas.

Sin embargo España va terminando de estar preparada. Los fondos europeos que comenzarán a fluir nos demostrarán cuán bien o cuán mal se está haciendo.

Si vienen, será porque se está haciendo bien y eso asentará definitivamente la recuperación. Venían diciéndolo: el rebote será brutal. Ahora hay que terminar de creerlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.