Recorte del crecimiento al 4,1% en 2022

Recorte del crecimiento al 4,1% en 2022

El crecimiento del PIB español en 2022 caerá de la previsión de un 4,5% a un 4,1% por la guerra en Ucrania, según el Banco de España.

Asimismo, el organismo regulador estima que la inflación media se reducirá del 7,5% al 7,2% debido al mecanismo ibérico para topar el gas.

Así, Ángel Gavilán, director general de Economía y Estadística del Banco de España, admite que “la guerra en Ucrania abrió un período de enorme incertidumbre”. “Tres meses y medio más tarde, continúa sin disiparse”, añade.

Además, Gavilán avisa de que las proyecciones se someten a “riesgos significativos”. Se orientan a la baja para el crecimiento del PIB y al alza para la inflación.

A ese respecto, el Banco de España calcula un crecimiento del 2,8% en 2023, lo que supone una décima menos de lo previsto en abril.

Asimismo, una décima más respecto a la previsión anterior para 2024, es decir, un alza del 2,6%.

Dicho esto, el organismo regulador continúa sosteniendo que la evolución prevista del PIB permitirá recuperar el nivel previo a la pandemia en 2023. Concretamente, en la segunda mitad del próximo año.

Por tanto, entiende que la senda de recuperación de la economía española es “robusta”. Todo ello, avisa, si no hay perturbaciones adicionales.

“Sin dar una falsa sensación de precisión, puede ser en el tercer trimestre”, matiza aún más Gavilán.

Menos crecimiento en entre enero y marzo

Lo cierto es que el Producto Interior Bruto creció en el primer trimestre del año menos te lo que se esperaba, un 0,3%.

Detrás de ello, el impacto de la guerra en Ucrania, la variante o micrón y la huelga del transporte por carretera.

En consecuencia, el PIB acabó situándose un 3,4% por debajo de su nivel de pandemia. Esto ya lo había logrado el conjunto de la eurozona a finales de 2021.

Con todo, la evolución para el segundo trimestre sería más positiva y del organismo regulador sitúa el crecimiento en un 0,4%.

Esto se debe a que el impacto del conflicto bélico en Ucrania se está mitigando con la aplicación de medidas fiscales y regulatorias.

Dicho esto, a corto plazo, el Banco de España considera que la guerra continuará teniendo una incidencia notable sobre la actividad.

Sin embargo, si no se producen perturbaciones significativas adicionales, el crecimiento económico cobrará un mayor dinamismo a finales de año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.