Rebeldía y amor. Política y Castilla

La Generación del 98.
Por Mari Ángeles Solís.

Como decía Machado, “No desdeñéis la palabra; el mundo es ruidoso y mudo…”, así fue por medio de la palabra, tras una guerra que hizo perder a España todo el fulgor de épocas pasadas, y por el amor a una tierra, Castilla, se inicia el hilo conductor de una generación de poetas y escritores, que marcarían un ritmo distinto a las melodías artísticas, que se removían en las entrañas del país en el siglo XIX. Es la llamada Generación del 98.
La crisis moral, económica y política que sufrió España, tras perder la guerra contra EEUU, en la que el colonialismo tocó fondo, perdiendo Puerto Rico, Cuba y Filipinas, enfangó tanto a la política como a la sociedad, en una crisis que ensombreció cualquier ámbito artístico. La literatura de aquel entonces, se hallaba anquilosada; la vida política, corrompida por la oligarquía, el caciquismo y el régimen de turno de partidos que se descompone en luchas internas en los mayoritarios, progresistas y conservadores, mientras que el partido democrático continúa marginado por el reparto canovista del poder. Por ello, la gran mayoría de integrantes del grupo de la Generación del 98, formaban parte de partidos de izquierda, anarquistas o socialistas. Se consideraban regeneracionistas.
La también llamada generación del desastre, en alusión a la pérdida de las últimas colonias de ultramar, fueron hombres doblemente engañados, ya que vieron fracasar dos estructuras políticas contradictorias, Revolución y Restauración. Sacaron en conclusión, la necesidad de buscar zonas para el pensamiento, ajeno a la política, y hallar la forma de rescatar a España de una progresiva muerte.
Algunos de aquellos hombres fueron Unamuno, Azorín, Maetzu, Pío Baroja, Antonio Machado, Valle-Inclán… Se reunían en tertulias. La del Café de Madrid, la presidía Valle-Inclán, siendo frecuentada por Rubén Darío y Maetzu. Y otros, como los hermanos Machado, Azorín y Pío Baroja, acudían a las tertulias del Café de Fornos. Así se fueron interrelacionando, marcando pasos… con un hilo común que les unía.
Ese hilo común, entre otros temas, fue la distinción entre una España real, miserable y otra España oficial, falsa. Iniciaron el debate sobre el “ser de España”. También todos ellos tienen en común su interés por la Castilla de los pueblos abandonados y polvorientos. Por sus paisajes, sus tradiciones y su lenguaje espontáneo. Muchas de estas características las refleja Antonio Machado en sus escritos:

 “Castilla miserable, ayer dominadora,
envuelta en sus andrajos desprecia cuanto ignora.
¿Espera, duerme o sueña?. ¿La sangre derramada
recuerda, cuando tuvo la fiebre de la espada?.
Todo se mueve, fluye, discurre, corre o gira;
cambian la mar y el monte y el ojo que los mira.
¿Pasó?. Sobre sus campos aún el fantasma yerra
de un pueblo que ponía a Dios sobre la guerra”.

Antonio Machado

La Generación del 98 se propone experimentar con el espacio y con el tiempo, haciendo vivir a un personaje en varias épocas y de ahí surge la novela impresionista. Utilizan la tercera persona, estructuras sencillas, ausencia de descripciones, resaltan en sus obras el monólogo y el diálogo. Todo ello, rompiendo los moldes clásicos de los géneros literarios.
Gracias a ellos, el léxico español sufrió una importante transformación. Reflejan la evolución del español desde el siglo XIX hasta la mitad del sigloXX. Recuperaron las palabras tradicionales y castizas campesinas. El léxico estándar creció por la integración de palabras procedentes de jergas o del lenguaje técnico-científico.
Todo ello, rodeado de una actitud pesimista y crítica. Influídos por la situación política, por la decadencia del país, ocupándose de lo cotidiano y provinciano. Una actitud progresista y revolucionaria para aquella época, que rompió todos los moldes, trasladando la situación a poemas u obras que, incluso hoy, al releerlas podemos sentir que “Desde el umbral de un sueño me llamaron…”.
La Generación del 98, en palabras de Azorín: “Mi generación dio una entonación lírica y sentimental a cosas y hombres de España”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.