Rajoy: “Conversaciones entre miembros de la Generalitat y los partidos políticos ha habido siempre”

Rajoy: "Conversaciones entre miembros de la Generalitat y los partidos políticos ha habido siempre"

Siempre dejó claro que en ningún caso negociaría sobre un referéndum de independencia.
En la tarde de ayer declaró como testigo en el juicio del procés que se sigue en el Tribunal Supremo, Mariano Rajoy, ex presidente del Gobierno, y ahora registrador de la propiedad, como se presentó al identificarse ante el tribunal. Respondió a las preguntas de la acusación popular, de la Fiscalía y de cinco abogados defensores, bajo la atenta mirada de Manuel Marchena, presidente del tribunal, para evitar que se le exigiera formular juicios de valor, a pesar de lo cual tuvo que reprender a las defensas que trataban de someterlo a un “examen jurídico”.

Rajoy hizo hincapié en que “sobre el referéndum nunca hubo nada de qué hablar”, como así había dejado claro en sus conversaciones con la Generalitat catalana, en seis reuniones con el ex president Artur Mas y en dos con Carles Puigdemont. Afirmó que el Govern “siempre fue consciente” de que “en ningún caso iba a liquidar la soberanía nacional saltándose la Constitución”.

En varias ocasiones insistió en esa idea, destacando que “ningún presidente del Gobierno de una democracia moderna como es España puede aceptar que alguien pretenda liquidar la legalidad vigente”, al referirse a las llamadas ‘leyes de desconexión’ que aprobó el Parlament el 6 y 7 de septiembre de 2017. Calificó el hecho como “lamentable” porque se “liquidó la legalidad vigente”, ante lo cual “ningún presidente puede mirar para otro lado”.

A continuación, explicó la aplicación del artículo 155 de la Constitución, señalando que se planteó, además de éste, aplicar el artículo 116, que regula los estados de alarma, excepción y sitio. A su juicio, el primero era “mucho más operativo” y “más justo” porque el segundo afecta a derechos fundamentales. “Se trataba de cesar a un gobierno. Era una cuestión de respetar derechos individuales de las personas y, entre esto y cesar un gobierno, preferí tomar la decisión que tomé”, indicó.

También influyó decisivamente el clima de violencia en Cataluña. Dijo que supo de esta “situación de excepcionalidad” porque así también lo recogía a los medios de comunicación, y que fue una de las razones por las que empezó buscar apoyos.

El ex presidente del Gobierno manifestó que, a su juicio, no hubo un referéndum como tal, sino que solo “se intentó”. A tal punto es así, recordó, que la Junta Electoral Central acreditó tres días después que “no hubo ningún referéndum”.

Preguntado por Francesc Homs, ex diputado y abogado del ex consejero Josep Rull, acerca del supuesto delito de malversación, Rajoy reconoció que cabía la posibilidad de que la Generalitat engañara u ocultara estar desviando dinero público para financiar el referéndum ilegal. “Una posibilidad es que se hubiera engañado u ocultado algunas partidas, pero esto le corresponde ya a los tribunales”, apuntó.

El ex presidente dijo en el Congreso de los Diputados que el referéndum no había costado ni un euro al erario público, y es a estas palabras a las que se refirió el abogado de Rull. Así, el testigo recordó que el Ejecutivo tomó “algunas decisiones para el control de las cuentas de la Generalitat”, ordenando al interventor que comunicara todos los gastos que se hacían desde Cataluña.

Hacienda, explicó, iba recibiendo la documentación y, cuando detectaba que había dinero gastado que podría ser usado para financiar el referéndum, se “daba parte” a la Fiscalía General del Estado y a la Fiscalía del Tribunal de Cuentas, algo que se hizo hasta “en nueve ocasiones”. No obstante, admitió, cabía “la posibilidad de que hubiera engañado u ocultado algunas partidas”, pero destacó que esto “le corresponde ya a los tribunales”.

“¿Considera que se podría haber pagado lo que se escapara a la intervención?”, preguntó Homs. “Considero lo que he dicho. No se puede descartar, pero está fuera de mí competencia”, respondió Rajoy. El letrado se refirió de nuevo a lo dicho por el testigo en el Congreso, siendo la respuesta que “se estaba produciendo un control de las cuentas. Yo no podía prever que alguien se saltara eso o no era conocedor de las nueve ocasiones que la Secretaría de Estado informó”, zanjó.

El ex presidente responsabilizó a los líderes independentistas promotores del referéndum ilegal del 1 de octubre de las lesiones que padecieron ciudadanos y funcionarios de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado aquel día. “Yo lamento muchísimo estas imágenes, no me gustan ni estas ni otras y por eso creo que la obligación que tenemos los dirigentes políticos es trabajar para que no se den las condiciones para que se den estas imágenes”, señaló, para luego reiterar que, si se hubiese cumplido la ley, no se habrían producido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *