Rajoy hace caso omiso a las demandas de los pensionistas

Rajoy hace caso omiso a las demandas de los pensionistas

Sujeta mejorar las pensiones a que se aprueben los Presupuestos.
A lo largo de las intervenciones en el pleno monográfico sobre pensiones celebrado ayer en el Congreso de los Diputados, Mariano Rajoy, presidente de Gobierno, como si de un monólogo se tratara, se mantuvo en su línea de no dar ni un paso atrás en los cambios realizados en lo referente a pensiones ni imponer nuevos impuestos para aumentar los ingresos de la Seguridad Social, además de sólo estar dispuesto a mejorar las mínimas y las de viudedad, siempre y cuando se aprueben los Presupuestos Generales del Estado para 2018.
Para Rajoy en lo que consiste es en trabajar en el Pacto de Toledo, a fin de cerrar el déficit estructural, mejorar las pensiones manteniendo el equilibrio del sistema, así como las de viudedad, seguir luchando contra el fraude el impulsar la compatibilidad de la pensión con el trabajo, en base a la creación de empleo y enmarcado en el presupuesto de 2018.

No contrareformará la reforma de 2013
En sus intervenciones, el presidente del Gobierno ha dejado claras las líneas que no traspasará, como no revalorizar las pensiones según la evolución de los precios, marcado en la reforma de 2013, que es lo que reclaman pensionistas y oposición: “Lo que les propongo que seguir avanzando sobre lo ya construido y no dar marcha atrás en ninguna reforma de las que se han hecho a lo largo de nuestra democracia”, refiriéndose explícitamente al retraso de la edad legal de jubilación ya la reforma de 2013.
Rajoy ha señalado que el 40% del gasto del Gobierno se destina a pensiones, un 29% atendiendo al de todas las administraciones, y que aun así está por encima que hace diez años de casi ocho puntos, pero es que ha incluido entre los beneficiarios, además de a los pensionistas, a los parados que reciben ayudas. Sin embargo, no dio ninguna pista de cómo aportar más recursos al sistema de pensiones que no sean los que vienen de las cotizaciones, rechazando la imposición de nuevos impuestos

Reacciones
La oposición se ha hecho oír. Margarita Robles, portavoz del PSOE, ha recriminado al Gobierno que haya dejado vacía la hucha de las pensiones y que los pensionistas sean quién doblan soportar el déficit estructural: “Se están tomando el Pacto de Toledo a cachondeo”, para luego reclamar la revalorización de las pensiones en función del IPC, que se acabe con el factor de sostenibilidad y se impongan impuestos a la banca y a las transacciones financieras, además de derogar la reforma laboral.
Por su lado, Pablo Iglesias, líder de Unidos Podemos, se ha propuesto un, además de mejorar las prestaciones, asegurar las para que no dependan del Gobierno de turno: “La seguridad de un Estado se mide por la calidad de las pensiones”. Igualmente, ha exigido la derogación de las dos últimas reformas laborales, el fin del factor de sostenibilidad, un impuesto la banca y acabar con las desgravaciones a los planes privados de pensiones.
A su vez, Albert Rivera, presidente de Ciudadanos, ha reprochado a Rajoy y al PSOE que no se haya cumplido el artículo 50 de la Constitución, que habla de pensiones dignas y su actualización periódica, condicionando su apoyo a que haya “reformas valientes”. Ha pedido una bajada del IRPF para la franja entre 12.000 y 17.000 euros anuales, así como ayudas y deducciones para solucionar el problema a la baja tasa de natalidad y una nueva reforma laboral.
Aitor Esteban, portavoz del Grupo Vasco, ha criticado a PSOE y PP, mostrándose escéptico con el futuro del sistema de pensiones “como está planteado ahora”, instando al Gobierno a hacer propuestas y recuperar el consenso, el factor de sostenibilidad y buscar nuevas fórmulas de actualización, eliminando, por ejemplo, gastos impropios de bonificaciones y exenciones de cotización de empresas.

1 thought on “Rajoy hace caso omiso a las demandas de los pensionistas”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.