¿Quiénes eran los Santos Inocentes?

¿Quiénes eran los Santos Inocentes?

El 28 de diciembre se conmemora el episodio de la matanza de los niños menores de dos años nacidos en Belén (Judea) por orden de Herodes I el Grande para encontrar y acabar con Jesús de Nazaret.

La Iglesia Católica toma este acontecimiento en esa fecha, pero según el Evangelio de Mateo, este hecho debió suceder uno o dos días después del 6 de enero, día de la adoración de los Magos de Oriente. Hay que tener en cuenta que también está en duda que esa fecha sea correcta.

Lo cierto es que no hay evidencia histórica alguna del hecho, ni historiadores que lo mencionen. Tal es así que resulta extraño que Flavio Josefo, que durante el siglo I se dedicó a tratar de describir a Herodes con la brutalidad con que lo hace en otros escritos, en cambio no relate tan brutal episodio.

Solo se puede explicar porque, o no sucedió o no supo de ello. Sí aparece en el Evangelio armenio de la infancia, de autor anónimo, uno de los evangelios apócrifos. No obstante, esta obra es del siglo VI, por lo que pudo haber sido influenciada por las creencias populares.

El caso es que en ninguna de las biografía sobre Herodes I el Grande, menos aún en las recientes, aparece mencionada la matanza, lo que hace sospechar que no fue tal.

A pesar de ello, Stewart Perowne, historiador, arqueólogo y explorador, explica que la matanza “es totalmente coherente con todo lo que sabemos de él -de Herodes-“. Incluso, el historiador israelí Abraham Schalit respalda la historicidad del relato.

Es cierto que, según biblistas y teólogos de diferentes fuentes señalan que no hay nada que imposibilita que Herodes ordenara semejante atrocidad y que la ausencia de fuentes más allá de la Biblia puede explicarse porque Belén era un pueblo pequeño, sin trascendencia y con un número de niños varones menores de dos años probablemente no superior a 20.

Cierto es que no hay documentación alguna ni a favor ni en contra, salvo el dato histórico de que Herodes murió en el año 4, por lo que coincide en el tiempo. Puede que el relato no sea histórico, pero tiene cierta verosimilitud y es un ejemplo típico del genocida que abusa de su poder.

Al margen de tan execrable crimen, el 28 de diciembre se conmemora de muy diversas formas, entre ellas, gastando bromas de todo tipo. Una de las prácticas, en el caso concreto de los medios de comunicación, es publicar informaciones inventadas pero con total seriedad. Eso sí, advirtiendo en algún momento de que es el día de los inocentes. Ésta no es una de esas informaciones inventadas, otras…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.