“Quién nos lo iba a decir” Por Diego Cano Jiménez

Diego Cano Jiménez

Por Diego Cano Jiménez · @DiegoCanoJ
Quién nos lo iba a decir, empezábamos el año leyendo encuestas donde la situación del PSOE era catastrófica tercera fuerza política e incluso las encuestas más pesimistas para los de la rosa les situaban en cuarta posición, el sorpasso de la izquierda parecía una realidad esta vez sí.
El tema Catalán había sido un desgaste para todas las formaciones políticas, para todas menos para la formación naranja, que parecía el único partido político que sobrevivía a esta situación y a la aplicación del artículo 155, artículo que parece que estaba en nuestra constitución de 1978 gracias a ellos porque fue la formación política que mas abanderó la aplicación del mismo y del buen funcionamiento de éste.
Parecía esta vez sí, que un partido político distinto a PP o PSOE podría alcanzar la Moncloa por primera vez desde 1982, el artículo 155 los llevaría hasta el sillón.
Encuesta tras encuesta los ánimos de Albert Rivera aumentaban, unas elecciones tempranas podrían hacerlo presidente del gobierno, por ello su discurso catalán se mantenía firme a la par que veía que su competidores electorales y su competidor directo de la derecha, cada vez iban a peor demoscópicamente.
Quizás tanta encuesta, le nubló la mente y no recordaba que estaba manteniendo en el poder a un partido popular corrupto y que en los últimos años había saqueado nuestro país, hechos que el resto de españoles si teníamos muy presentes, por ello la sentencia del caso Gürtel fue el inicio del fin para el gobierno.
Si Rivera se escondía detrás del 155, Pedro Sánchez haría uso del 113 es decir el artículo que recoge la moción de censura en nuestra Carta Magna, un instrumento político y constitucional para retirar la confianza a un gobierno, en este caso, corrupto.
Una vez vivido todo el proceso de la moción de censura cuyo resultado conocemos todos, la política española da un giro, por un lado ciudadanos coge el altavoz pidiendo elecciones generales, por el otro lado el PP acusando a Sánchez de pactar con independentistas y con los amigos de ETA, el señor Sánchez era para ellos el máximo riesgo constitucional para nuestro país.
Desde el primer día que sale adelante la moción de censura, la oposición popular será dura mientras que ellos internamente intentaran recomponer sus estructuras después que Rajoy anunciaba que se iba.
Desde aquel día nos preguntábamos todos quien sería el sucesor de Mariano, novedosamente el elegido no será puesto a dedo si no que los militantes tomarán la decisión entre los candidatos y una vez elegidos dos, serán unos compromisarios quienes elijan al futuro presidente popular, un mecanismo un tanto complejo y que es el resultado de ser un partido político en el que nunca hubo democracia interna.
La batalla concluyó con un nuevo líder, Pablo Casado, curiosamente ganador por la unión de los demás perdedores, igual que según él llegó a la Moncloa Pedro Sánchez, por unirse con todos los perdedores, paradojas de la vida.
Si el año lo comenzábamos como dije al principio y ahora en el mes de julio estamos en una situación completamente diferente, el PSOE gobernando España, Rajoy de registrador de la propiedad en Santa Pola, el partido popular más a la derecha para intentar quitar votos a ciudadanos y podemos en tierra de nadie, viendo todo lo que ha pasado en los últimos 6 meses, a ver quién es el listo que puede saber qué situación habrá en diciembre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *