¿Quién es Annegret Kramp-Karrenbauer?

¿Quién es Annegret Kramp-Karrenbauer?

El resultado de las votaciones evidencia la profunda división de la Unión Demócrata Cristiana.
Angela Merkel, canciller alemana, deja la dirección de la CDU y Annegret Kramp-Karrenbauer ha sido elegida para dirigir la formación conservadora en una línea de continuidad centrista. La votación arrojó un resultado en el que la preferida de Merkel se alzaba con la victoria con un estrecho margen. 517 votos frente a 482 de Friedrich Merz, el candidato rupturista cuya propuesta era un giro a la derecha. Con todo, queda evidente la profunda división del partido, acosado por el avance de la extrema derecha.

Merkel seguirá al frente del Gobierno alemán hasta agotar la legislatura en 2021 y, mientras, Kramp-Karrenbauer, conocida como AKK, se situará en primera línea para convertirse en la próxima canciller. Con este resultado se aleja el fantasma de unas elecciones anticipadas, algo que habría sido más probable de haber ganado Merz.

Con todo, fue necesaria una segunda vuelta hasta obtener a la vencedora puesto que ninguno de los candidatos consiguió la mayoría suficiente y los más de mil delegados volvieron a votar ya con Jens Spahn fuera de la carrera. Habrá que ver si en las próximas semanas AKK incorpora a alguien del ala más conservadora dentro de la cúpula del partido. Lo cierto es que la CDU, como el resto de los partidos tradicionales europeos, se enfrenta a una considerable pérdida de votos debido, en buena parte, al auge de la extrema derecha.

El palacio de congresos de Hamburgo fue testigo del baño de multitudes que despidió a Merkel: nueve minutos de aplausos en pie, después de 18 años dirigiendo el centro derecha. “Ha llegado el momento de pasar a una nueva etapa”, sentenció la canciller mientras carteles naranjas mostraban lemas como “Gracias, jefa”. “Deseo que salgamos motivados y unidos”, dijo. “Confío en que lo conseguiremos”. Merkel no ocultó su alegría por el triunfo de Kramp-Karrenbauer.

La sucesión de la canciller en la dirección del partido no era una cuestión baladí. En juego, la continuidad de una formación que ha sufrido una sangría de votos en los últimos tres años, conviviendo en ella el deseo de cambio y renovación con la esperanza de que un nuevo líder sea capaz de reconstruir y unir a un partido dividido esencialmente por la crisis de la inmigración que comenzó en 2015. Parte de la CDU responsabiliza a Merkel de haber perdido el control de las fronteras.

Hoy, se antoja como un sueño el 41,5% de los votos logrados en 2015 por la formación conservadora, teniendo en cuenta que, de celebrarse ahora elecciones, el mejor de los resultados sería un 27,5% de los sufragios. Con ese objetivo puesto en la mente, tres opciones se postulaban a presidir la CDU: Kramp-Karrenbauer, candidata continuista, Merz, que encarna la ruptura y la vuelta a los valores tradicionales del partido, y Spahn, ministro de Sanidad y también postulando un giro a la derecha. AKK representa el consenso, que será capaz de reunir a las distintas corrientes y, a su vez, supone la figura del aparato más tradicional del partido.

En su discurso, AKK pidió valor para enfrentarse a las dificultades de un mundo que afronta profundos cambios. “No es suficiente con atacar al rival político. Tenemos que tener nuestras propias ideas”, enfatizó. Y para ello, hizo un llamamiento para volver a estar unidos. “Para mí hay solo una unión”.

Kramp-Karrenbauer ha sido desde febrero secretaria general de la CDU, pero su experiencia viene de más atrás, como ministra de Interior regional y jefa del Gobierno de Sarre, un pequeño estado al oeste de Alemania.

El objetivo final es recuperar votantes y evitar más huidas hacia la extrema derecha. En 2017 la CDU perdió un millón de votos, pero es cierto que el giro al centro que imprimió Merkel trajo algunos más procedentes de la socialdemocracia y los verdes, alrededor de 1.120.000. Sumó más que restó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.