¿Qué se gana y qué se pierde con la fusión PSA y Fiat-Chrysler?

Ha dado comienzo un proceso de negociación para crear un consorcio automovilístico entre los grupos PSA y Fiat Chrysler Automobiles (FCA). De este modo, se convertirá en el cuarto fabricante a nivel mundial de automóviles. Debido a ello, podrían lograr unas fuerzas anuales de unos 3.700 millones de euros.
Tal como han confirmado las dos empresas, los consejos de vigilancia han aceptado diseñar y elaborar y programa de fusión, con una cuota del 50% para cada una. Se prevé que en las «próximas semanas» esté listo para firmar un memorando de entendimiento.
Si se logra cerrar de modo positivo estos trabajos, Grupo PSA y Fiat Chrysler podrían alcanzar unas ventas anuales de unas 8,7 millones de unidades facturando alrededor de 170.000 millones de euros al año.
Ambas, señalaron que la combinación de sus actividades podrían generar unos ahorros anuales de 3.700 millones de euros, por medio del uso eficiente de sus recursos para desarrollar plataformas de vehículos a gran escala, además de motores y otros componentes.
Tanto Carlos Tavares como John Elkann, que son quienes dirigen las compañías, consideran que el 80% de las sinergias se lograrían en unos cuatro años. Si bien, como cualquier fusión de negocios genera y lado positivo y otro negativo, no hay que obviar una mayor eficiencia y productividad por la generación de economías de escala. En cambio, existe una parte negativa que se produce como consecuencia de todo lo anterior, y es que traerá consigo el despido de miles de trabajadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.