¿Qué hacer con su Huawei si no puede usar Google?

¿Qué hacer con su Huawei si no puede usar Google?

Google ha decidido romper con Huawei, con lo que se abre la incógnita de qué ocurrirá con aquellos usuarios de dispositivos del gigante chino. La tecnológica estadounidense ha confirmado que quienes posean ahora un dispositivo de este fabricante continuarán pudiendo acceder a la Play Store y descargarse las aplicaciones, pero no actualiza el sistema operativo Android, algo que representa un importante problema de seguridad.

Salvo respecto a los productos cubiertos por licencias de código abierto, Google suspende sus negocios con Huawei en aquellos que se necesite la transferencia de hardware y software, ha indicado a Reuters una fuente cercana. “Estamos cumpliendo con la norma y analizando las implicaciones. Para los usuarios de nuestros servicios, Google Play y las medidas de seguridad de Google Play Protect continuarán funcionando en los dispositivos Huawei existentes”, ha explicado Google en un comunicado. En consecuencia, esto afecta a Gmail, Google Translate y Google Maps.

Según ha indicado Juan Pablo Peñarrubia, presidente del Consejo General de Colegios Profesionales de Ingeniería Informática de España, “las actualizaciones de productos, y sobre todo de sistemas operativos, hacen dos cosas: incorporar nuevas funcionalidades y corregir todos los errores que se detectan”. La decisión del gigante californiano, por tanto, “tiene importantes repercusiones para un proveedor importante como Huawei”, puesto que no sólo fabrica móviles, sino otro tipo de productos como tabletas que utilizan el sistema operativo.

Según indican desde Google, “Huawei podría ofrecer actualizaciones de Android de seguridad cuando están disponibles como código abierto. Pero esto te obliga a esperar bastante tiempo para disponer de la actualización”. Peñarrubia opina que “hacer una actualización sobre un producto que no es tuyo es difícil” y, en consecuencia, el gigante chino podría plantearse desarrollar un sistema propio o utilizar otro.

Por su parte, Huawei ha emitido un comunicado en el que asegura que continuará “aportando actualizaciones de seguridad en los modelos existentes” de su marca y de Honor, además de en tabletas, “incluyendo aquellos ya vendidos y los que se encuentran en stock en todo el mundo”. “Continuaremos construyendo un ecosistema de programación seguro y sostenible para aportar la mejor experiencia a nuestros usuarios”, continua el escrito.

Tras lamentar la decisión de Google, ha subrayado sus “contribuciones sustanciales” para desarrollar y hacer crecer el sistema Android en todo el mundo: “Como uno de los socios clave, hemos trabajado estrechamente con su plataforma para desarrollar un ecosistema que ha beneficiado a usuarios e industria”.

A efectos prácticos, si se tiene un smartphone Huawei u Honor, se seguirá teniendo acceso a las actualizaciones de seguridad de las apps, como asegura Google. No así, a aquellos que adquieran un nuevo modelo que ya no podrá acceder a las nuevas versiones del sistema operativo, que es el que controla todo el móvil y sus aplicaciones. En consecuencia, estos quedarán obsoletos frente a los competidores del gigante chino.

Por otro lado, directivos de la compañía asiática han adelantado que, de confirmarse la prohibición de Google, tendrán que desarrollar un sistema operativo propio. No obstante, la consecuencia inmediata es que sus ventas se desplomaban en el mercado. La experiencia demuestra que otras marcas que lo han intentado han fracasado estrepitosamente, como Windows, con Windows Mobile, o Nokia.

Por su parte, grandes operadoras como Telefónica, Vodafone, Orange o Deutsche Telekom han mostrado su disconformidad con el bloqueo. Android supone el 85% del mercado mundial de sistemas operativos y el resto es del iOS de Apple. Sólo en España en nueve de cada diez terminales españoles está instalado el sistema de Google y en el resto de Europa, en ocho de cada diez.

Con aplicaciones de las más usadas como WhatsApp, YouTube o Google Maps, la situación se complica aún más. Los nuevos smartphone de Huawei, al no disponer de la última versión de Android, no dispondrán tampoco de las nuevas aplicaciones que se desarrollen para este sistema operativo. El fabricante chino tendrá, entonces, que convencer a los desarrolladores y a sus patrocinadores para que creen apps para un sistema operativo nativo. Aunque Google seguirá dando acceso a aplicaciones a los actuales propietarios de terminales, éstas se actualizan en paralelo a las nuevas versiones del sistema operativo o de iOS, por lo que los desarrolladores dejarán de actualizarlas para las antiguas versiones.

Gmail tampoco estará presente en los nuevos terminales de Huawei. Hay otras alternativas, pero resulta complicado para la compatibilidad con ciertas funcionalidades de este correo electrónico.

La cuota mundial de ventas del gigante chino es del 13,4%, mientras que Samsung detenta el 20,9%. Sólo en 2018, el fabricante asiático vendió 203 millones de móviles. En España, supera a Samsung y su cuota de mercado se situaba en el 28,3%, frente al 27,2 de aquél o el 10,7% de Apple. Además, a esta medida se añade el veto de Estados Unidos al despliegue de las redes 5G.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.