Puigdemont, en prisión

Puigdemont, en prisión

El ex presidente viajaba en coche por Alemania y fue detenido en una gasolinera.
La colaboración entre las policías de Alemania y España y el CNI han posibilitado la operación por la que ayer Carles Puigdemont, ex president de la Generalitat, fue detenido por agentes regionales de Schleswig Holstein, bajo cuya custodia ha quedado. Ahora, la justicia de ese Estado federal deberá decidir, en un plazo de 60 días, sobre la tramitación de la euroorden. El Código Penal alemán contempla el delito de “alta traición” contra el Estado y el orden constitucional en sus artículos 81, 82 y 83, en unos términos muy semejantes a los del delito de rebelión en España, y está penado con cárcel e incluso cadena perpetua.
La operación policial se llevó a cabo entre las localidades de Schuby y Jagel, cerca de la autopista A7, en una gasolinera, a apenas 30 kilómetros de la frontera con Dinamarca. Puigdemont ha sido trasladado a la prisión de Neumünster, al norte de Hamburgo. Agentes del CNI, que estuvieron presentes en la detención, habían estado siguiendo al ex president a lo largo de su viaje desde el viernes y en un principio se contempló su detención en Dinamarca, pero, convencidos de que seguiría su retorno a Bélgica por territorio alemán, prefirieron esperar a que cruzara la frontera y estuviera en suelo germano. El CNI ha destacado “la excelente colaboración” de las autoridades de Alemania en este asunto.

Reactivación de la orden de detención internacional
El pasado viernes, el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena reactivó la euroorden contra Puigdemont y el resto de los investigados huidos a diferentes países, a consecuencia de lo cual ayer se llevó a cabo la detención del ex president, que había viajado a Finlandia y regresaba este domingo a Waterloo, donde había fijado su residencia. El Supremo le considera el máximo responsable de la vía unilateral de la declaración de independencia de Cataluña de octubre del pasado año. Ahora, la Justicia alemana decidirá la tramitación de la euroorden.
En ese sentido, Ralph Döpper, vice fiscal general del Estado federal de Schleswig Holstein ha declarado que “estamos solo al comienzo de nuestra investigación” y que la Corte analizará la documentación “que presenten las autoridades españolas que deben contemplar las razones para la extradición y la legalidad de la entrega”, añadió. La media de duración del procedimiento de la euroorden es de entre 15 días, si el detenido acepta su entrega a las autoridades del país que le reclama, y casi 42 días, en caso contrario, según datos de 2015, que también desvelan que en más del 74% de los casos, los detenidos fueron entregados al país que emitió la orden europea de detención. El máximo plazo para resolver es de 60 días, prorrogables a 90.

Comparecerá ante el juez en 24 horas
La autoridades alemanas confirmaron que Puigdemont deberá comparecer ante el juez en un día, después de lo cual, este decidirá si el ex president continúa detenido mientras se procesa la orden de extradición, para que luego, el tribunal superior de Schleswig Holstein sea quien decida la entrega, al ser la Corte competente.

1 thought on “Puigdemont, en prisión”

  1. Los lideres que engañan/roban y envian a sus pueblos a las guetras civiles estan mejor en la carcel.
    Viva España y viva Catalunya.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *