España, Italia, Alemania y Francia proponen un impuesto mínimo mundial de sociedades

España, Italia, Alemania y Francia proponen un impuesto mínimo mundial de sociedades

Apoyo de los ministros de Economía y Finanzas de España, Italia, Alemania y Francia a un impuesto mínimo de sociedades a nivel mundial.

Nadia Calviño, ministra de Asuntos Económicos, ha firmado una carta junto a sus homólogos de las otras tres grandes economías de la zona euro a favor de un nuevo sistema fiscal internacional más acorde con los tiempos que corren. Este nuevo orden incluye el citado impuesto mínimo de sociedades global.

Lo han hecho antes de que comenzara la cumbre de ministros de Finanzas del G7 en Londres. Asistían los ministros y ministras del ramo de Alemania, Francia, Italia, Estados Unidos, Reino Unido, Japón y Canadá.

La misiva pone más presión por la necesidad de alcanzar un acuerdo entre los países más ricos del mundo. Una posición común que sirva de base para un consenso posterior dentro de la Organización para la Cooperación y Desarrollo (OCDE) y el G20.

A ese respecto, los cuatro máximos responsables de las economías más fuertes de la zona euro sostienen que “ahora es el momento” del acuerdo. Al tiempo, recuerdan que un sistema fiscal internacional más justo y eficiente ya era una prioridad antes de la actual crisis económica. De hecho, defienden, será todavía más necesario para salir de ella.

Un impuesto mínimo especialmente diseñado por culpa de las tecnológicas

En la carta, razonan que la epidemia ha sido “una bendición” para las grandes tecnológicas. Sin embargo, las acusan de no pagar una parte justa de los impuestos en los países donde operan porque desarrollan su negocio online.

Así las cosas, apuntan que “la presencia física ha sido la base histórica de nuestro sistema tributario. Esta base tiene que evolucionar con nuestras economías transformándose a economías digitales. Como cualquier otra empresa, deberían pagar su parte justa para financiar el bien público, a un nivel acorde con su éxito”.

En ese sentido, creen que es “urgente” la puesta en marcha de un sistema fiscal internacional “eficiente y justo”. Después de una crisis que ha acrecentado las desigualdades, sostienen que la gente no aceptará que las multinacionales eludan impuestos corporativos trasladando sus ganancias a otras localizaciones.

A ese respecto, advierten que “el dumping fiscal no puede ser una opción para Europa, ni tampoco para el resto del mundo”. Eso llevaría a una mayor reducción de ingresos por el impuesto de sociedades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.