Presentan un millón de firmas para aprobar la eutanasia

Presentan un millón de firmas para aprobar la eutanasia

Este viernes se han presentado un millón de firmas para que se apruebe una ley que regule la eutanasia. Así, el médico Marcos Hourmann ha conseguido recoger más de 600.000 respaldos, a través de la plataforma Change.org, con el fin de que la Fiscalía no presente cargos contra Ángel Hernández, quien ayudó a morir a su esposa, María José Carrasco, con un preparado letal, como era el deseo de ella.

«Diario Progresista te necesita. Donar 12 €»

A su vez, la familia de Txema Lorente ha logrado recabar 374.000 firmas, también mediante la misma plataforma. Lorente vio morir a su mujer, aquejada de Alzheimer, sin poder darle un final digno cuando ya no fuera capaz de reconocer a los suyos. Finalmente, María Asunción Gómez, viuda de Luis de Marcos ha unido a las anteriores la voluntad de otras 99.000 personas.

Las encuestas de los últimos decenios muestran que el 84% de la población está a favor de la regulación de la eutanasia. En el País Vasco, el último sondeo arrojaba que el 86% de los encuestados lo respaldaba.

Rafael Serrano del Rosal, investigador del Instituto de Estudios Sociales Avanzados del CSIC, señala que “el apoyo se mantiene estable en el tiempo, es transversal a las ideologías, con apenas un escalón cuando se trata de creencias religiosas. Eso nos habla de que la sociedad ha madurado la idea, de que quiere alcanzar este derecho de salida”.

Sin embargo, a pesar de que la sociedad ha demostrado ir por delante de los políticos, no termina de concretarse una solución a esta cuestión. En 2018, el PSOE presentó una ley para despenalizar la eutanasia. Quedó bloqueada por Ciudadanos en la Mesa del Congreso.

David Lorente, hijo que Maribel Tellaetxe, se manifiesta a ese respecto: “Lo que queremos ahora es que salga la ley adelante. Cualquier ley que salga será un avance. Si la despenalización es casuística, dejará a gente fuera, pero será un avance. La ley que ha presentado el PSOE recogería el caso de nuestra ‘ama’ –madre en euskera-, pero ¿cómo le digo yo luego al vecino que él no puede morir porque no está tan mal como mi ‘ama’? Tampoco recoge los casos existenciales, la gente que está bien pero que un día quiere morir porque sí. Estos casos se quedarían fuera y nosotros queremos que se respete el motivo de cada cual para abandonar la vida, pero nos basta con que se apruebe la ley presentada, será un avance. Si cada partido saca la suya, todas serían diferentes y no avanzaríamos nunca”, expone.

Con todo, y pese al apoyo social mayoritario, los partidos se resisten a hablar de ello. Hourmann fue el primer médico condenado en España por practicar la eutanasia. Consiguió eludir los diez años de cárcel a los que se enfrentaba porque la familia de la fallecida lo apoyó. “Y aquí seguimos –indica-. Estos días, los de izquierdas y los de derechas se andan peleando, pero en los acuerdos de los que hablan para montar Gobierno este asunto ni se menciona, ni lo nombran. Ya sabemos que es verano, pero hemos decidido que en esta inestabilidad política estaba bien presentar estas firmas para meter el dedo en el ojo para que los políticos dejen de jugar a partiditos”, se lamenta.

Por su lado, Serrano del Rosal comenta que “la eutanasia se ha metido en el marco de la disputa política, no de los derechos o de las necesidades de los ciudadanos. Algún partido decidió que estaban ‘a favor de la vida’ y los demás tenían que situarse ‘a favor de la muerte’. Y de esa forma burda se ha tratado el tema a pesar del apoyo popular que suscita”. El investigador es también el presidente de la Red de Investigación sobre el Final de la Vida. Se trata de una organización multidisciplinar en la que se debaten y estudian sobre esta cuestión filósofos, médicos, sociólogos, etc.

A su juicio, tratar el asunto provoca miedo, incluso entre los ciudadanos porque puede convertirse en arma arrojadiza. “Basta con acusarte de que no quieres cuidar de los tuyos o que si se abre esa puerta luego vendrá la eugenesia para acabar con los seres que nos se estorben”, sentencia. En cambio, los estudios señalan que no es así.

“Tampoco va a ir la gente en masa a que le practiquen una eutanasia, como dicen algunos. Esto ya se ha visto en Bélgica que no es así, país donde está legalizada desde hace tiempo. Hay gente que sufre y hay gente que sencillamente no quiere estar, y eso afecta a ricos y pobres. María José Carrasco tenía recursos, pero llegó momento en que, sencillamente, no quería seguir”, apunta del Rosal.

Por su lado, la asociación por el Derecho a Morir Dignamente también lo respalda. “Detrás de cada testimonio que sale en los medios de comunicación y que conmueve a todo el mundo hay miles de casos que se quedan en la oscuridad, porque no quieren salir a la luz o porque planean organizar su muerte de la forma más digna que puedan”, indica Fernando Martín, de esta asociación.

El investigador del CSIC sostiene que hay mitos falsos acerca de la eutanasia, como que es incompatible con la Constitución. “No es verdad, ahí se defiende la vida, pero nos obliga a vivir”, argumenta. Además, indica que no se obliga a nadie, que quien quiera lo solicitará y quien no, no. Del Rosal también carga contra aquellos que hablan de lo que vendrá después o que si hay eutanasia no se desarrollarán los cuidados paliativos.

Los datos en Bélgica, dice, muestran justo lo contrario, a lo que añade que “en todo caso, la ley presentada en España es muy garantista”.

1 thought on “Presentan un millón de firmas para aprobar la eutanasia”

  1. He firmado en algunas de esas plataformas para la eutanasia y volvería a firmar. Yo sé lo que quiero para mí, poder tomar la última decisión que afecte a mi vida y a la de mi familia y si yo no puedo tomarla por no estar en condiciones para hacerlo que lo decida mi familia. En el País Vasco somos un número importante de personas que desde hace años hicimos nuestro testamento vital. Política es política, seres humanos , muerte y dignidad en la muerte son otra cosa. Las personas se han anticipado a la política en esto porque es sin duda una situación difícil para todos. En el 2016 Ciudadanos votó que no contra la Ley, siempre pensando en los votos no en las personas. Cuándo Pedro Sánchez habló de hacer una ley para la Eutanasia, seria, bien atada y digna me llevé una alegría. Confío en que esto sea pronto una realidad.
    En tiempos lejanos no se podía abortar en España, las niñas de papá iban a abortar a Londres que costaba un dineral, pero se hacía en un quirofano esteril,sin dolor, con anestesista,medico, enfermera y unas condiciones de salubridad e higiene perfectas.
    Las pobres iban donde unas señoras, que les metían una aguja de hacer punto hasta pinchar la bolsa del líquido amniotico, no sacaban bien la placenta y a veces pinchaban un ovario, había infecciones, las chicas se quedaban esteriles y más de una tuvo que subir a urgencias a explicar lo que había hecho porque se se le iba la vida. Afortunadamente estas monstruosidades ya no existen. Hay una Ley que recoje los supuestos para abortar en condiciones sanitarias higienicas y con todo arreglado y ordenado como la ayuda de un psquiatra. Esto es lo que se necesita para la eutanasia, una ley que permita las mismas condiciones de higiene, atención integral al paciente como a su familia y libertad para decidir denntro de esa Ley la manera de morir dignamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.