Prepárense para pagar mucho más por la gasolina tras el incremento del precio del crudo

Prepárense para pagar mucho más por la gasolina tras el incremento del precio del crudo

Tras la ruptura de Trump del pacto con Irán, sube a niveles de 2014.
Era una de las consecuencias previsibles de la ruptura unilateral del acuerdo nuclear con Irán por parte de Estados Unidos y el precio del petróleo, que ya tenía tendencia alcista, se ha disparado con un incremento de más del 2,5%. El barril de Brent, el de referencia en Europa, se sitúa en 76,7 dólares, mientras que el Texas, el referente en el país norteamericano, sube por encima de los 70,8 dólares, niveles de finales de 2014. Asimismo, este incremento ha tenido su reflejo en las bolsas. En España, Repsol sube un 1,3%.
Con la ruptura del acuerdo, las empresas estadounidenses que adquieren petróleo iraní tienen un plazo de seis meses para dejar de hacerlo a riesgo de ser sancionadas. Irán, tercer mayor exportador de crudo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, OPEP, venía produciendo 2,6 millones de barriles al día después de firmar el acuerdo nuclear de 2015, por el que se levantaban las sanciones económicas a Teherán a cambio de que el régimen de los ayatolas abandonara su programa de armas nucleares.

Consecuencias impredecibles
De momento, lo primero en producirse será un incremento del precio al limitarse la oferta en el mercado global a lo que se une una demanda creciente. También se puede generar inestabilidad en Oriente Medio. Las compras de petróleo iraní podrían reducirse una un millón de barriles al día. Según Sukrit Vijayakar, de la consultora Trifeca, “las exportaciones iraníes de crudo a Asia y Europa van a reducirse muy probablemente en lo que resta de año y en 2019, ya que muchos países buscarán alternativas para evitar problemas con Washington”.
La intención de la Unión Europea es encontrar fórmulas para mantener el acuerdo nuclear alcanzado con irán. Pero, en cualquier caso, el precio del petróleo experimenta una tendencia alcista desde mediados de 2017. A principios de año ya se situó en torno a los 66 dólares el barril de Brent, debido a la creciente demanda global tras la recuperación económica con una oferta muy ajustada recortada a finales de 2016 por los países exportadores para forzar un aumento de los precios.

Las petroleras suben en los parqués
Otro efecto se ha dejado sentir inmediatamente en las bolsas europeas. Repsol subió ayer un 1,3%, siendo uno de los mejores valores del día. Royal Dutch Shell y BP, en el FTSE londinense, subieron por encima del 2%, mientras que en el selectivo FTSE 600, las petroleras y las empresas de materias primas experimentaron también tendencias alcistas. Las energéticas, al poco de abrir Wall Street, lideraron las subidas. En el Dow Jones, las petroleras Chevron y Exxon Mobil crecieron un 2,51% y un 1,92%, respectivamente, seguidas por la química DowDuPont, que subió un 1,28%.
En cambio, las empresas cuyos negocios son los viajes están sufriendo raíces ya que el incremento de los precios de los combustibles harán que suban sus gastos afectando a sus beneficios. Ryanair, Air France-KLM, EasyJet y el tour operador tui son los más castigados, a la vez que Meliá Hoteles cae un 2,5% y la matriz de Iberia, IAG, pierde en el Ibex un 0,8%.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.