El precio de la vivienda estará bajando hasta 2022

El precio de la vivienda estará bajando hasta 2022

La crisis sanitaria y la consiguiente recesión económica ya han repercutido en el precio de la vivienda. Éste empieza una tendencia bajista desde esta misma segunda mitad del año. No comenzará la recuperación hasta, al menos, la última parte de 2021. Es la conclusión a la que han llegado expertos de CaixaBank Research.

Hay que tener en cuenta que el precio de la vivienda no reacciona inmediatamente a las crisis económicas. En especial, dentro sistema en el que los gobiernos tienden a mantener la estabilidad en las rentas de las familias.

No obstante, se hace notar la merma en el mercado laboral, el incremento del desempleo y la afectación a la renta disponible de los hogares. La consecuencia inmediata es el impacto en la demanda inmobiliaria y, por tanto, en los precios de las viviendas.

Según los especialistas, el mercado se reajustará en un entre el 6% y el 9% en los próximos meses y buena parte de 2021. “De cara al segundo semestre, es de esperar que la tendencia negativa del precio de la vivienda se acentúe”, señala Judit Montoriol-Garriga, economista senior de CaixaBank Research.

“Habitualmente, tras una caída significativa de las compraventas, unos meses más tarde suele empezar a producirse un ajuste de los precios. En esta ocasión, la caída de compraventas ha sido muy abrupta debido a las medidas de confinamiento que han restringido la movilidad de las personas. Es de esperar, por tanto, que los precios de la vivienda poco a poco vayan reaccionando al nuevo entorno”, explica.

El precio la vivienda caerá menos que en la crisis de 2008

Con todo y con eso, el precio de la vivienda caerá de manera menos intensa que la crisis financiera de 2008. La crisis económica fue menos intensa, pero los precios llevaban años marcando máximos históricos. Cuando la crisis estalló, la burbuja inmobiliaria explotó, amplifican do la propia recesión económica.

Ahora, y pese a la profunda crisis económica causada por el coronavirus, el mercado inmobiliario se muestra con un cierto equilibrio. De hecho, muestra un tamaño relativamente inferior al que presentaba en 2007.

“Ni el shock actual tiene su origen en el sector inmobiliario ni este había acumulado desequilibrios que hagan prever que se puedan activar los mecanismos de ajuste de precios que se retroalimentan”, apunta la experta.

CaixaBank Research calcula que antes de la crisis sanitaria los precios de la vivienda no estaban sobrevalorados. Montoriol-Garriga indica que “todo ello nos lleva a dibujar escenarios en los que el precio la vivienda sufrirá un ajuste de una magnitud más contenida que la de la última crisis”.

Ya en el segundo semestre de 2021 empezará a anotar tasas positivas, si bien, explica, “no prevemos que recupere el nivel precrisis antes de 2024”. Dicho esto, el ajuste de precios será asimétrico. Esto es, que dentro del territorio nacional se observarán grandes diferencias tanto en el mercado de segunda mano como en el de obra nueva. Este último saldrá mejor parado.

Asimismo, la experta afirma que “aquellos mercados que ya mostraban unos precios algo más tensionados, como los centros de las grandes ciudades y las zonas turísticas, experimentarán un mayor ajuste”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.