El PP, Vox y C’s tratan de frenar la tasa Google y defender a la multinacional

El PP, Vox y C’s tratan de frenar la tasa Google y defender a la multinacional

La ‘tasa Google’, el llamado así nuevo impuesto sobre ciertos servicios digitales, será sometida esta semana a su primer debate en el Congreso. PP, Vox y Ciudadanos están en contra de crear esa nueva figura tributaria, por lo que pedirán que se devuelva el proyecto al Gobierno.

Por su lado, PSOE y Unidas Podemos tendrán que sumar los votos suficientes para rechazar las enmiendas. Éstas se votarán conjuntamente.

Las tres formaciones de la derecha presentaron sus respectivas enmiendas de totalidad a la ‘tasa Google’, de igual manera que lo han hecho al impuesto sobre transacciones financieras. Al respecto de este todavía no será sometido a su primer debate en el Pleno de la Cámara Baja.

Los populares aprovechan en su enmienda para recordar cómo el Ejecutivo aprobó este nuevo tributo. Lo hizo en un Consejo de Ministros tan sólo cinco días después de que se cancelara el Mobile World Congress de Barcelona. También actualizó un nuevo cuadro macroeconómico que en su opinión es “poco realista”.

A su entender, la ‘tasa Google’ y el impuesto a las transacciones financieras serían “la puntilla” a la economía española que “profundizaría la recesión”. Piensan que van ir justo “en el sentido contrario” a lo que el país precisa.

En materia fiscal frente a esta crisis, creen que es “muy obvio que las medidas de venir por rebajas y no por subidas”.

Vox asegura que la tasa Google creará distorsión en la UE

Por otra parte, Vox avisa de que poner en marcha estos impuestos representará una distorsión dentro de la Unión Europea. La formación de ultraderecha augura un incremento de los precios y una caída del consumo y de la actividad.

Reprochan el “carácter claramente confiscatorio” no proporcional ya que “duplicaría con creces la carga impositiva actual” a muchas entidades. Consideran que no es una ley necesaria puesto que la OCDE trabaja en la búsqueda de “una solución fiscal” para la situación. A su juicio, la recaudación no compensará los costes de la puesta en marcha de este impuesto “supuestamente temporal”.

Ciudadanos suaviza su postura al no oponerse a crear un impuesto parecido a este, pero que “carezca de las deficiencias de las que adolece” el proyecto del Gobierno. Hace hincapié en que, si se aplica, debe hacerse con “el necesario consenso internacional”.

De ese modo, se conseguiría “la máxima armonización posible dentro de la Unión Europea”. Según la formación naranja, la ley “lo resuelve el riesgo cierto de que esta carga tributaria sea trasladada al consumidor final”.

Para terminar, señalan que “no es aceptable que esto suceda y que no se puedan ofrecer garantías que tranquilicen al contribuyente medio de nuestro país”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.